sábado, 23 de mayo de 2009

Espacios Libres de Malos Humos


Entre las evidencias y los muchos estudios que demuestran que el hábito de fumar es perjudicial para la salud, hay algunos que afirman que la bronquitis se convertirá en la tercera causa de muerte en España, antes de 15 años y los casos de cáncer de pulmón y laringe aumentan cada año por los efectos nocivos del tabaco. Ante un problema de salud pública, y en defensa de la salud de los fumadores pasivos, el gobierno de Zapatero, hizo una ley que aprobó posteriormente las Cortes: la de prohibición de fumar en los centros de trabajo y en los locales públicos cerrados en la línea como ha hecho los demás paises de la Unión Europea.

Pero la ley se quedó a medias, y además AMBIGUA. Entre las presiones de los empresarios del sector de la Hostelería y la Restauración ,y la de los propios fumadores que se sintieron atacados en su “derecho” a fumar; el gobierno permitió que cualquier bar o cafetería, que no superase los 100 m2, fuera el dueño del local quien decidiera se permitía fumar o no dentro de él. Con lo cual, la mayoría eligió lo más fácil y lo que erroneamente creen que es más rentable para sus negocios: permitir fumar al considerar que la mayoría de sus clientes lo hacen. Los locales más grandes se tuvieron que adaptar y separar zonas entre fumadores y no fumadores. Pero además, esta ley, el PP, la está torpedeando , haciendo obstrucionismo y promoviendo a que no se cumpla en las Comunidades Autónomas donde ellos gobiernan, cosa que es habitual en este corrupto, mafioso, tóxico y dañino ultraderechista partido.

Somos muchos los que no estamos de acuerdo de que esta ley se haya quedado a medias, y no de una manera rotunda como lo han hecho en los demás países europeos; además, son muchos los lugares en que ni siquiera se cumple. Los no fumadores seguimos discriminados, y siguen atentando contra nuestro derecho a NO seguir siendo fumadores pasivos, y por tanto, a NO ser perjudicando en nuestra salud y bienestar.

En mi caso personal como partida doble: Una como no fumador y otra como trabajador de la Hostelería, los cuales tenemos que cumplir la ley en los centros de trabajo, por la cual, el que quiera hacerlo tiene que salirse al exterior sin exponer a los demás compañeros al humo. Sin embargo, tenemos que tragarnos el humo que sueltan los clientes, porque a ellos sí se les permiten fumar el los locales donde trabajamos.

¿Por qué no prohiben fumar en TODAS las cafeterías, bares y restaurantes como en cualquier otro local cerrado, y como han hecho TODOS los países avanzados de nuestro entorno? Los camareros son también TRABAJADORES, y deben tener el derecho a hacer un trabajo sin riesgo para la salud. Y pensemos, por favor, en casos extremos: una camarera embarazada; un camarero con bronquitis o asmático. ¿Por qué tienen que estar expuestos al humo de los clientes? ¿Por qué esa discriminación? A ningún fumador se le niega su “derecho a fumar”, pueden hacerlo en su casa o en lugares abiertos; es simplemente RESPETAR el derecho de los demás a no inhalar el humo que desprenden en los locales cerrados y públicos.

Y si se habla de pérdidas para la hostelería por la prohibición de fumar en los locales cerrados ,es absurdo y no tiene ningún sentido. La gente no dejaron de echar gasolina porque en las gasolineras se prohibiera fumar, ni han dejado de ir al supermercado ni a ningún otro comercio para hacer la compra, ni a ninguna oficina de la Administración para hacer una gestión, ni a la consulta del médico, ni a un hospital, ni a un banco, ni al cine, ni al teatro, .... ni siquiera a los pocos locales de hosteleria que cumple la ley. La salud de las personas está por encima de cualquier otra consideración.

Trabajadores de la hostelería y no fumadores como yo, no sólo lo tenemos duro en nuestros centros de trabajo con respecto, sino también cuando vamos a una cafetería a tomar un café, a un bar a tomas unas cañas o unos vinitos, o a un restaurante a comer. Tenemos que hacerlo rodeados de humo. Humo que además te hicha los ojos y te lo ponen rojo como tomates. Eso no pasa en ningún país civilizado, tan sólo aquí en España. Una prueba de ello es lo que escribe el viajero Paco Nadal sobre éste tema en su (pinchar ahí >) blog.

Según he leido en éstos días en diversos medios, más del 70% de la población pide reformar la ley antitabaco para prohibir fumar en la totalidad de bares y restaurantes (sólo un14% está libre de humo), según una encuesta de la Sociedad Española de Medicina. Varias asociaciones y colectivos médicos le han pedido a la actual Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, endurecer la ley antitabaco y ponerla a nivel europeo. La ministra dice que no es el momento y aboga por una aplicación “más rigurosa” de la actual.

¿Y cual es el momento, ministra? ¿Y qué quiere decir eso de una aplicación “más rigurosa” si tan sólo en el 14% de los locales de hostelería son espacios libres de humo y los demás van a seguir siendo chimeneas porque con la ambigua ley actual se les permite? En fín, todo esto me suena a mí a excusas: el gobierno tiene muchos frentes abiertos: ley del aborto, la gripe porcina, la crisis, el paro...y para colmo ahora estamos en campaña electoral y no le conviene en estos momentos abrir otro frente.

A veces, me desconcierta los gobiernos del PSOE, siempre igual, siempre acomplejado y con miedo a actuar con rotundidad, por temor a enfrentamientos y a costes electorales, y eso que en éste caso tiene una mayoría amplia que está a favor. Habrá que seguir presionando hasta conseguirlo. No voy a cambiar mi voto por esto, la única alternativa a lo que tenemos es mucho peor: la ultraderecha del PP, y éstos nunca traen nada bueno.

*Actualización 9 Enero 2010

1 comentario:

Nicolás dijo...

Como te he dicho en el comentario que he dejado en mi blog yo tampoco soy fumador. Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribes. Pero esta ley se ha convertido, como de costumbre, en una excusa más de enfrentamiento entre las comunidades del PP con tal de atacar al gobierno. Si por mi fuera no se permitiría fumar en ningún restaurante ni locales cerrados por muy públicos que fueran.