viernes, 19 de junio de 2009

No somos nadie...sin la tecnología


La primera vez que trabajé con un ordenador fue hace casi doce años en un restaurante. La pantalla del monitor era en blanco y negro, el sistema MSdos y el Windows 95. La parte del programa específico por el cual trabajabamos para coger las comandas de las mesas consistía basicamente en meter los productos que vendíamos a través de códigos en un teclado numérico y con algunas teclas especiales y de acceso directo. La comanda se imprimía con todos los datos de mesa, comensales, platos de primeros, segundos, postres, etc a la impresora de cocina y las de las bebidas a la impresora de la barra. Cuando el cliente pedía la cuenta, tan sólo hacía falta llamar a la mesa correspondiente e imprimir factura. Hoy ese método ha avanzado y perfeccionado y, aunque más o menos el sistema sigue siendo el mismo ya no hace falta memorizar los códigos.

Pero un día se cortó el suministro eléctrico y el restaurante carecía de generador de emergencia, con lo cual el ordenador dejó de funcionar. Con el local casi lleno, tuvimos que hacer las comandas a mano, a la antigua usanza, como siempre se habían hecho, y copiarla una segunda vez para la copia de cocina ya que careciamos de comanderos duplicados. Al dar las cuentas también teníamos que hacerla a mano, mirar los precios correspondientes en la carta y sumarlo con una calculadora, algo que ya como ya hacía el ordenador automáticamente desde el mismo momento en que metías la comanda en él. En definitiva, el caos.

A consecuencia de todo ello el servicio fué muy lento las casi dos horas que duró el corte eléctrico. Algunas comidas no podía salir porque se hacían en el horno eléctrico y los demás platos tardaban en salir por razones evidentes. Pero muchos clientes no comprendían esas razones y se enfadaban. A una señora al tener que justificar y explicarle la situación diciéndole que, además no teníamos ordenador por el corte de luz, respondió: "y qué, ¿es que acaso cocinan ustedes con el ordenador?"

Más adelante, mientras iba avanzando las nuevas tecnologías en nuestro país, la gente empezaba cada vez más a comprar PC, conectarse a internet, navegar por la red y haciendose muy popular el uso del correo electrónico, los chats y los foros; surgieron el fenómeno de los blogs o web 2.0. Hoy en día este medio de comunicación está muy extendido y casi todos los internautas tiene su propio blog personal o especializado.
El blog del periodista Ignacio Escolar fue uno de los pioneros y de mucho éxito. Muchos son los internautas que consiguen mucha información a través de ellos y cada vez más son los que abren el suyo propio. Aún así, hay que seleccionar porque la mayoría de los blogs son un espacio personal donde se deja ver más la opinión subjetiva del autor, y la del lector que deja sus comentarios, y en la que muchas veces, adolece de calidad en los escritos y el contenido carece del más mínimo rigor, diciendo auténtica barbaridades y burradas por lo que no puede considerarse información propiamente dicha. Aún así, puede uno conseguir información que muchas veces no vienen en los medios tradicionales: prensa, radio o televisión.
Como el fenómeno de la blogosfera está muy extendido en la red, varios blogeros veteranos, en un encuentro en Asturias, han analizado un poco qué pasaría si de repente dejarían de existir los blogs. ¿Sería el caos como aquel día en que trabajando en aquel restaurante hubo un corte de luz y nos quedemos sin ordenador?¿Cundiría el pánico en la blogosfera?

1 comentario:

HectorMilla dijo...

gracias por tu interés en Balzac.tv y el episodio de los blogs desaparecidos. ¿Sabías que puedes embeber el vídeo en tu blogspot?

saludos

Hector
Balzac.tv