miércoles, 17 de junio de 2009

Venga usted mañana


Ya se que es una caricatura y una exageración, pero la realidad supera muchas veces a la ficción. ¿Quien no se ha visto muchas veces en situaciones surrealistas ante una ventanilla de la Administración o cualquier oficina bancaria donde los funcionarios pasan de todo y para que te atiendan tienes poco menos que besarles los pies? Quien diga que no le pasó nunca ningún caso de esos que tire la primera piedra.
Tuve un jefe que cogió el traspaso de un negocio. Era un restaurante y, por algún error o alguna circunstancia en el papeleo y en el cambio de manos del local se quedó un recibo sin pagar a la compañia electrica. Fué al banco para que le cobraran la cantidad adeudada, dado que el corte de electricidad iba a ser inminente. La respuesta del funcionario fué la misma que había en los carteles de la oficina "los recibos de teléfono, gas, agua y luz se pagan por ventanilla desde las 10,30 hasta las 11,30". Por favor mire que tengo un negocio, no puedo perder más tiempo y me van a cortar la luz, no puedo abrirlo sin electricidad y tengo productos en las cámaras y los congelados, que los voy a perder; cargelo entonces a mi cuenta. Venga usted mañana dentro de esa hora.
Pues vale. Yo voy a la ferretería a por unos tornillos que necesito para un arreglo y me dice el dependiente que a la hora que he ido me puede vender clavos; que los tornillos lo venden sólo de 10,30 a 11,30 de la mañana. Así pues, ya se lo que tengo que hacer en mi trabajo: si algún cliente le apetece una coca cola, yo le digo, no, a ésta hora sólo vendemos cervezas. Venga usted mañana.
PD: El empresario consiguió que no le cortaran la luz y que aquel día , el banco le cobrara el recibo de la luz que tenía pendiente, gracias a que tenía una cuenta en el mismo banco (aunque distinta sucursal) y a la presión que hizo pidiendo hablar con la dirección, pero es una de las excepciones que confirman la regla. Por lo general, la mayoría de las veces no es así. Yo mismo me reboté un par de veces en algunas oficinas bancarias por la misma situación u otras similares.
*Vuelva Usted Mañana, publicado en 1833 por Mariano José de Larra, en El Pobrecito Hablador.

1 comentario:

Nicolás dijo...

Hace poco hemos cerrado una cuenta bancaria con tan mala suerte que la sucursal nos devolvió un recibo de la luz. La compañía nos avisa y nos informa que tenemos que ir a una serie de sucursales donde podremos pagarlo. Nos las recorrimos todas, seis en total, y sólo en la última conseguimos que nos cobraran. El motivo: pasaba de las once de la mañana.