domingo, 25 de octubre de 2009

La historia de Hipatia


 ÁGORA está dirigida por Alejandro Amenábar, una superprodución que está ambientada y recrea la ciudad egipcia de Alejandría en el siglo IV, en un periodo histórico en el cual se vivió el auge del cristianismo, pasando los cristianos de ser perseguidos a ser perseguidores, gracias la alianza y el favor del poder político del imperio romano.
Trata tambien de la historia de un personaje histórico olvidado y ninguneado: >>Hipatia, matemática, astrónoma y filosofa; una mujer culta ,sabia y pagana muy influyente, admirada y respetada; pero que, con el paso del tiempo, se convirtió en un peligro para la expansión (y la imposición) de la nueva religión emergente, lo que le costó ser cruelmente asesinada por una turba de fanáticos cristianos instigados por el obispo Cirilo.
Aunque hayan pasado 16 siglos, en la actualidad vemos que pocas cosas han cambiado desde entonces: sigue habiendo mucho odio, muchas actitudes intrasigentes de los fanáticos y fundamentalistas religiosos. En éstos tiempos no vemos a cristianos matando a pedradas al que tenga unas ideas o creencias diferentes; pero algunos siglos después, la inquisisión quemaban a las personas acusándolas de herejes o de brujería. Todavía hace menos tiempo una turba de ignorantes alentados por la iglesia gritaban ¡¡vivan las caenas¡¡; y no hay que remontarse a siglos atrás para ver a la iglesia y al clero que, en unión con la nobleza y el ejército colaboraron en un golpe de Estado contra una Democracia que nos costó una guerra civil, muchos fusilados, asesinados y exiliados y que llevaron al dictador bajo palio como si de una virgen se tratara. Y de eso hace muy poquitos años.
Y más recientemente, cuando un cardenal quiso abrir la Iglesia a la sociedad y hacer algunos cambios, una turba de talibanes les gritaban "Tarancón al paredón¡¡". Y mucho más reciente aún las continuas manifestaciones y presiones de la jerarquía eclesiástica unida a la derecha política y mediática, tratando de frenar los derechos civiles de las personas y leyes aprobadas democráticamente por un parlamento.
No, hoy no tiran piedras, ni queman libros y personas en la hoguera... pero ¿alquien sería tan ingenuo de creer que si hubiera la más mínima oportunidad no lo harían? El odio que destilan contra el libre pensamiento está ahí latente; sólo hay que escuchar un poco la COPE o echar una ojeada a algunos panfletos que publican en papel o por internet para darse cuenta. En muchos colegios religiosos de Estados Unidos no se enseña nada de Darwin....y estamos en el siglo XXI y no en el siglo IV.

4 comentarios:

Pedro dijo...

Sí se ven estas actitudes en el mundo actual, las vemos en algunas partes del mundo islámico fundamentalmente.
En el mundo occidental hoy no existen de esta manera, pero sí han existido hasta hace nada. Y curiosamente han existido en épocas en las que en el mundo islámico se cultivaba la técnica, el arte, la medicina y la filosofía.

La violencia islámica y la cristiana son comunes, como la raís de su religión. Y como dije en mi post de la película de la semana pasada se debe funcamentalmente a dos sentimientos: El creer que tienes la verdad absoluta, y las ganas de intentar convertir al prójimo.

En cualquier época o situación en que veamos una de ambas situaciones en boca de una religión es deber cívico oponerse a eso, pues no hacerlo es cultivar una posible vuelta a aquellas turbas salvajes.

Runaway dijo...

No estoy de acuerdo en parte de tu comentario, Pedro. Porque si bien en la actualidad es en el "talibanismo" fundamentalista islámico es donde lo vemos con más claridad; en el mundo occidental también vivimos muchas y muchas situaciones intrasigentes y violentas.

Lo vemos cada fin de semana en los campos de futbol; lo vemos en la violencia que ejercen los neo-nazis o cabezas rapadas (hace unos días condenaron a uno que mató de una puñalada a un chaval en el metro); lo vemos en las manifestaciones de la Iglesia y del PP contra Zapatero; lo vemos cada 12 de Octubre cuando parte del público le pita y abuchea...

¿Recuerdas aquella manifestación en la que fue Bono y le agredieron con el palo de una bandera? Imagínate que en una manifestación de esa pasa Zapatero allí sin escolta, y en el desfile del 12 de Octubre que esté sin protección ¿Tú crees de verdad que no se hubieran lanzado contra él como se lanzaron contra Hipatia? Yo he visto el odio en sus ojos. No seamos ingenuos.

Pedro dijo...

Sin embargo esas violencias que comentan las veo más asimilables a una violencia nacionalista que a una religiosa, aún cuando ambas puedan tener elementos comunes.

El neo-nazi no intentará convertir al negro en su ideología ni el ultra de futbol al del equipo contrario. Tampoco tienen ninguna esencia trascendental. Creo que ese es el factor diferencial con un talibán o un fundamentalista religioso.

Mean Mr Mustard dijo...

Ya tengo ganas de ver esta película, la verdad; a ver cuando la estrenan aquí en Irlanda.

http://atasteofmustard.blogspot.com/