jueves, 26 de noviembre de 2009

Juego de Patriotas


En una cita de George Bernard Shaw define el patriotismo como "la creencia y el convencimiento de que tu país es superior a todos los demás tan sólo porque tu nacistes en él" y en consecuencia, " nunca se tendrá un mundo tranquilo hasta que no se extirpe el patriotismo de la raza humana". En palabras de Oscar Wilde "el patriotismo es la virtud de los depravados" ; de Samuel Johnson "La patria o el patriotismo es el recurso de los canallas"; y Guy de Maupassant afirma que "el patriotismo es el huevo donde nacen todas las guerras" ,como es evidente que ha quedado demostrado a lo largo de la Historia: dios, patria y territorio como elementos de dominio y poder han sido las causas de todas las guerras.
Así pues, a la conclusión que yo llego es que el patriotismo nunca ha traido nada bueno, y las palabras nación, patria o patriotismo no sólo me suenan huecas, vacías de contenido, sin ningún sentido; sino que tiene connotaciones negativas, con lo cual me produce un sentimiento de rechazo y de odio por los males que causan. Albert Einstein: " heroismo por orden, violencia sin sentido, y todo el resto de cosas sin significado que llevan al patriotismo, cuan apasionadamente los odio".
El concepto de patria o nación a mí no me dice gran cosa y como diría Erasmo De Roterdam: "para el hombre dichoso todos los países son su patria". Cada uno es de donde es por pura casualidad, y el hecho de haber nacido o criado en un determinado lugar no quiere decir que sea mejor o peor, inferior o superior al que ha nacido o vivido cincuenta, cien o mil kilómetros a la redonda. El patriotismo, el odio o prejuicios a los que son de otro lugar diferente al nuestro se alimenta de el miedo y la ignorancia, y es una enfermedad que se cura con la cultura y los viajes.
Es obvio que no soy un nacionalista y que no voy entrar en un juego de patriotas entre dos nacionalismos, el español y el catalán. Sin embargo, el que me mantenga neutral no quiere decir que me mantenga equidistante. Es por ello que sin ser catalán, muestre el apoyo a el editorial conjunto que han hecho doce periódicos catalanes.
Pero no es la avalancha de adhesiones la que me ha hecho decidirme por tomar partido y escribir esta entrada, sino más bien por quienes están en contra. Yo he llegado a la convicción de que cuando el PP y sus tanques y voceros mediáticos están en contra de algo de de alguien, algo bueno tiene que tener por muy malo que sea.
En cuanto a los apoyos en la blogosfera hasta ahora sólo he leido el de Escolar y el de materias grises, el cual hace unas interesantes reflexiones. Sin embargo, el de Toño Fragua se muestra más crítico. De lo que están radicalmente en contra no pongo ninguno porque ya se por dónde van a ir los tiros: no tengo tanta resistencia para tantas dosis de irracionalidad y odio, y tengo que mirar por mi salud intelectual. Quien quiera ir a ellos ya sabe cómo hacerlo.
De momento, alguien va ganando.

8 comentarios:

Mean Mr Mustard dijo...

A mi me da mucho miedo la palabra 'patriotismo', la verdad. Escribí un post sobre esto hace varias semanas en mi propio blog:

http://atasteofmustard.blogspot.com/2009/10/patriotas.html

¡Tantas muertes y tantas guerras inútiles por la religión y por las patrias!

Un saludo

Pedro dijo...

Runaway,

Yo no estoy nada de acuerdo con el editorial de Cataluña, y me base precisamente el conceptos como los que expones en la primera parte de tu exposición.

Que periódicos que son ideológicamente opuestos se dediquen a crear un titular conjunto me parece algo propio de un tiempo de guerra.
En una Guerra, ante un enemigo exterior, podría existir la tentación (y supongo que se habrá hecho en alguna ocasión) de hacer una muestra de apoyo común.

Pero Cataluña no está en Guerra. Cataluña está discutiendo una nueva arquitectura jurídica que, en términos objetivos, no parece que sea ni mejor ni peor que la arquitectura anterior. Es una cuestión política, con la que se puede estar o no de acuerdo.
Pero prestarte a una editorial "nacional" en defensa de "Cataluña" es, a mi modo de ver, un desvaría propio de una prensa de régimen.

Que el PP o la nauseabunda prensa conservadora defienda una cosa no nos puede llevar a que, por defecto, defendamos lo contrario.
Eso nos lleva a que son ellos quienes marcan la política con su modo enfermizo de ver la realidad. Y no podemos entrar ahí.

En este caso, creo que la prensa catalana se ha equivocado gravemente y ha actuado como portavoz de determinados intereses políticos íntimamente relacionados con el nacionalismo "de estado".

Un saludo.

Runaway dijo...

Pedro; esta derecha tan cavernícola del nacionalismo español hace que te caiga simpático cualquier nacionalista vasco o catalán, o que veas como un moderado a cualquier radical independentista.

Todas las instituciones judiciales están politizadas y el PP tiene la mayoría. El Tribunal Constitucional no está para savaguardar la Constitución, sino que es utilizado por el PP como un Tribunal Inquisitorial para frenar todo tipo de avances o leyes que se hagan democráticamente en el parlamento: pasó cuando gobernaba Felipe González y está pasando ahora con Zapatero. Sólo hay que mirar las hemerotecas. Claro que por eso tampoco quiere la ley de memoria histórica.

En cuanto a los editoriales conjuntos(los periódicos son de distinta tendencias políticas) creo que es algo histórico y se deberían repetir más a menudo. Los medios de comunicación, en casos excepcionales, deberían poner más sus altavoces al servicio de la voz de la calle en vez de a los intereses estrictamentes polítiticos o económicos. No estaría mal que en la Comunidad Valenciaciana o de Murcia, todos los medios de comunicación de distinta ideología, incluido Canal9, hicieran un manifiesto conjunta por la dignidad del pueblo valenciano y contra la corrupción.

Runaway dijo...

No soy catalán, pero los entiendo perfectamente como si lo fuera. Yo he sentido desprecio y el odio de esa derecha cavernícola por ser andaluz; unas veces de manera directa, y otras de manera más sutil.
Una sentencia en contra del politizado Tribunal Contitucional contra el Estatut de Cataluña no haría más que radicalizar el discurso de los nacionalistas catalanes y que, el propio catalan moderado se sienta agredido y odiado por el resto de España.
Por otra parte otras Comunidades Autónomas, con sus Estatutos reformados y artículos similares al de Cataluña, serían subseptibles de recursos inconstitucionales como el Andalucía y Valencia. ¿Presentaría en PP también recursos contra ellos?

Pedro dijo...

Me alegra que no estemos de acuerdo en algún tema, jeje.

Entiendo perfectamente que te caiga simpático cualquier nacionalista al estar en contra del PP. Sin embargo esta es la política de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo, y esto es algo peligrosísimo.

Fíjate Runaway, yo soy Valenciano, y tengo bastante contacto con la realidad catalana (su televisión se ve aquí aunque el gobierno valenciano la está censurando, mi padre es Catalán), y lo que pasa en Cataluña no es más que el proceso calcado de los grandes nacionalismos en todos los países en los últimos dos siglos.
Una estirpe política que ha heredado unos sentimientos existentes, se los ha quedado en propiedad, y los está usando como método hipnótico para mantener el poder social en Cataluña.

Procesos como la aparición de Ciutadans, por ejemplo, aunque se pueden interpretar desde fuera como algo digamos reaccionario, no es más que una reacción fuerte ante un nacionalismo que se ha apoderado del discurso político desde hace 3 décadas.
A mi, que el PP me es inaguantable a nive nacional y valenciano, me produce cierta simpatía relativa el PP catalán, porque entiendo que están en contra en Cataluña de algo que no se ha posicionado como alternativa política, si no como verdad indiscutible y nacionalmente adecuada.

Estoy de acuerdo en que el uso del PP del tribunal constitucional es patético, pero igual de patético me resulta el editorial.
No, no creo que se pueda justificar el editorial como la voz "del pueblo", ¿Quien es el pueblo? ¿El 49,4% que voto en el referendum del estatut (en el que el 20% votó en contra)?
No, el editorial es de los representantes políticos (o élites políticas, como prefieras) y de la prensa que genera opinión. No creo capacitada a la prensa para hablar en nombre del pueblo catalán, me parece nacionalista, imperialista y profundamente reaccionario.

Ya sabes lo que opino: La izquierda en este país debe romper su cordón umbilical con el nacionalismo. Creo que es uno de los errores que hemos cometido y debemos rectificar.

Un saludo.

Runaway dijo...

Bien Pedro, y ¿cual es la solución entonces a lo que planteas? ¿Anular el Estatuto de Cataluña, pedir firmas por toda España contra él, hacer un boicot el cava y los productos catalanes como hizo el PP y sus poderes mediáticos?
¿O prefieres esto?: "Cataluña y el País Vasco son cánceres en el cuerpo de la nación. El fascismo, que es el sanador de España, sabrá como exterminarlas, cortando en la carne viva, como un decidido cirujano libre de falsos sentimentalismos"(...)"¡¡muera la inteligencia¡¡¡¡viva la muerte" como se decía en la Universidad de Salamanca el 12 Oct del 1936?

Mientras más odio y enfrentamiento se cree entre autonomías,o nacinalidades, o nación, o X, o Y o como quieran llamarse más victimismo van a tener "esa estirpe política nacionalista". Como dice El Wyoming en su blog: "enfrentando al resto de los españoles con catalanes y vascos aumentan sus votos (los nacionalistas). Cuando Aznar llegó a la Moncloa los grupos independentistas eran casi residuales: durante su Presidencia llegaron a formar parte de gobiernos autonómicos"

Pero lo peor de todo es que todo ese odio lo pagan los ciudadanos catalanes. Yo no soy catalán ni vivo en Cataluña pero si así fuera ¿ cómo crees que me sentiría al comprobar que me tienen ese odio que me tienen en el resto de España?
Un ejemplo de una persona que lo contó: en un viaje en tren, los pasajeros que se sentaban enfrente de ésta persona estaban despotricando contra Cataluña y los catalanes. En un momento dado esta persona cansó y dijo "bueno, que pása, mi novio es catalán, qué tienen ustedes en contra de él?¡¡" Esto ocurrió en la época del boicot al cava y las firmas contra el estatuto promovidas por el PP y su poder mediático.
¿Crees que ésta persona sin ser independentista, no se plantearía serlo?
Si como dices, en Cataluña se producen abusos, denúnciese, en Valencia también (y muchos como estamos viendo) pero nadie pide el boicot a las naranjas o la paella; firmas para que se deroge el Estatut Valenciano, o una apelación a un tribunal inquisitorial después de haberlo aprobado por más o menos mayoría pero democráticamente.

cora dijo...

ES la primera vez que entro aquí, a través de Rosa M Artal.No se si comentaste algo ya, sobre Aminatu. Yo no tengo claro qué es lo que quiere, pero me parece que el asunto no es tan fácil como pueiera parecer. Tu qué crees?
Gracias.

Pedro dijo...

Considero que las preguntas que planteas son demagógicas y exponen un planteamiento de "con unos o con otros"que no puedo aceptar.

La solución es sencilla: Cierra el modelo territorial (sus rasgos fundamentales) y deja claro que la estabilidad política de la nación no se va a basar en concesiones territoriales.
Y por otro lado no entres en espirales de miedo a la desafección, porque la desafección siempre la van a tener igual los mismos, y no la van a tener quienes no la tienen.

Fuera de ahí, si el PP y ERC quieren matarse dialécticamente, que se maten. Es su (i)rresponsabilidad. No militemos del lado de unos por estar contra lo otros.

Por mi, como la viñeta humorística en que un tío apunta con una pistola a otro y le dice "¿Carter o Nixon?" y el apuntado responde "Dispare".
Entre el PP y el nacionalismo catalán, que me disparen.