domingo, 24 de enero de 2010

Típical Spanish


La corresponsal en Nueva York por RTVE, Gemma García, recientemente pasó unos días de vacaciones por España coincidiendo con las fechas navideñas. En una entrada de su blog, confiesa que le gustan mucho las barras de los bares rodeada de amigos entre cañas, vinos y tapas. En nueva York y en Roma hay también bares que se parecen a los españoles "pero no son lo mismo salvo en lo que son mejor...a saber:no hay humo de tabaco."
Tomando unos versos de España Camisa Blanca..., "a veces madre, siempre madrastra", la periodista que vive fuera, desde la distancia mira las cosas con otra perspectiva y compara :
"los españoles nos quejamos de TODO y tendemos a la mezquindad." (...)
Y es que con publicidad, malo. Sin publicidad, también. Con Zapatero, malo. Con Rajoy, también. Los artistas protestan, los internautas también...y los agricultores, los empresarios, los fumadores. Protestan todos y no todos con razón. Los restaurantes de lujo están a tope pero son quienes los abarrotan los que más se quejan de la crisis. Todos sabían lo que estaba haciendo Belen Esteban y casi nadie lo que le estaban haciendo a López de Uralde. Todos hablan mal de todos y ponen problemas pero casi nadie arrima el hombro buscando soluciones. La mentira sale gratis, la difamación también...y asoma un discurso de ultraderecha sin complejos que debería preocuparnos pero no nos preocupa. Estamos irritados, irascibles, antipáticos, pesimistas y la gente se ríe a golpe de calendario pero apenas sonríe por la calle. Se reflexiona cada vez menos, se escucha cada vez menos, se todo cada vez menos...y uno se pregunta si siempre hemos sido así o si es un cabreo pop y pasajero"
Así lo expresa en su blog Living in América.
Yo creo que las personas tienen derecho y y el deber de quejarse ante las injusticias, pero a mí personalmente l@s quejicas que se quejan sin razón, y además lo hacen sistemáticamente, me absorben la energía. Son personas tóxicas, negativas, que están todo el día criticando, protestando o quejándose por todo. Las vemos compadeciéndose de ellas mismas, echándole las culpas de todos sus males al vecino o al compañero de trabajo, al inmigrante, al gobierno...Por supuesto ellos no tienen responsabilidad ninguna, siempre son los demás y a menudo las paga con los más débiles humillándolos.
En un ambiente dominado por éstas personas con esas aptitudes, hasta el más optimista que esté lleno de entusiasmo y vitalidad, verá afectado su estado de ánimo y con el tiempo haràn mella en su carácter haciéndolo más agrio y avinagrado. Es algo psicológico. Al igual que hay personas que tienen un aura que estimula, revitaliza y transmiten alegría; inversamente existen personas neuróticas que transmiten radiaciones negativas que deprimen por el fenómeno de la Osmosis.
En el eterno debate de la identidad nacional el poeta Antonio Machado hizo una definición de la "España de charanga y pandereta..."; con aires de grandeza que"desprecia cuanto ignora" y que posiblemente te hiele el corazón. Somos un país de incultos y de garrulos, por lo que no es extraño que en el exterior haya quien crea que "Africa empieza en los Pirineos", aunque en la mitad norte del país hay muchos españoles que piensan que Africa comienza de Despeñaperros para abajo. Aparte de los tópicos, los estereotipos "tipical spanish" ( como la canción los tópicos típicos-típicos tópicos) que tienen una parte de verdad y mucho de exageración, los españoles damos una imagen lamentable cuando viajamos: somos los turistas más quejicas.
Ahora me toca a mí. Yo, como trabajador en el sector de hostelería y que he trabajado con muchos giris y españoles puedo añadir que éstos últimos aparte de quejicas que no valoran nuestro trabajo, son ruidosos e irrespetuosos y maleducados en el trato; con los horarios de los servicios abusando y alargando el tiempo de nuestra jornada laboral. Encima de eso, por lo general y salvo excepciones, no dan propinas. A menudo ni tan siquiera las gracias.
Además, como trabajador, usuario y cliente de cafeterías, bares y restaurantes tenemos esas "entrañables cosas, tan nuestras" a que nos vemos obligado a respirar con el consiguiente perjuicio para nuestra salud. Mientras los demás trabajadores con la actual ley que prohibe fumar en los centros de trabajo y locales cerrados ven protegida su salud, los trabajadores de hostelería ¿no tienen derecho a un ambiente de trabajo saludable libre de humos? ¿ Y por qué un trabajador no fumador como usuario o cliente de un cine, una oficina, un centro comercial, una tienda o cualquier otro local público cerrado tengo protegido ese derecho y como cliente de un bar o restaurante no? Claro que si el fumador no cuida y mira por su salud ¿va a mirar por la mía?
Ésto no es sólo una crítica a la falta educación, respeto y civismo de los fumadores, también lo es para los empresarios hoteleros. Cuando se aprobó la actual ley, viendo la ambiguedad de la misma, la gran mayoría de ellos eligieron lo fácil: permitir fumar si su local era menos de 100 m2 y tan sólo una gran minoría adaptaron sus locales para separar espacios. Ahora que esta ley hecha a medias se va reformar y ponerla a la altura de los demás paises avanzados como desde un principio se tenía que haber hecho, los empresarios del sector hacen chantaje al gobierno quejándose de supuestas pérdidas económicas, cierre de locales y amenazando con llevar a muchos trabajadores al paro. Todo ello con la intención de acobardar o ablandar al gobierno para que la ley no se reforme.
Una sobreactuación. Lo mismo dijeron cuando se iba a aprobar la actual ley y ahora la defienden. Cualquiera diría que en vez cafés, cervezas, vinos o platos de comidas venden humo en sus negocios. Habría que ver también cuantas tiendas, oficinas o centros comerciales se cerraron cuando prohibieron fumar en el interior; o cuantos bares y restaurantes han cerrado en los paises por causa directa de la ley.
En conclusión, que visto lo visto no me extrañaría que los empresarios hoteleros tengan acciones en Tabacalera, ni a nadie debe sorprender que Diaz Ferrán sea el representante de todos ellos. Si vimos una y otra vez como elegían como alcaldes a mafiosos con formas de mafiosos y chorizos que saquearon el ayuntamiento de Marbella; si en Castellón y Valencia más de lo mismo cuando una mayoría votan a caciques o mandatarios implicados en casos y tramas de corrupción; si eligieron aChikilicuatre y posiblemente a Karmele para representar a España en Eurovisión ; no sería estraño que , al paso que va la burra, ver a Jorge Javier presentando Redes y a Belén Estéban presentando los telediarios.
Puede que llegue el día en que las audiencias de la telebasura den su voto para que la madre de "andreíta" y ex de Jesulín sea propuesta como Ministra de Educación y Cultura; y que a Paquirrín, el hijo de la Pantoja, no nos produzca vergüenza ajena, y le veamos trabajar o leer un libro. La realidad supera a la ficción. Cosas veredes se han visto, amigo Sancho. Spain is different.

2 comentarios:

Mean Mr Mustard dijo...

Pero qué razón tienes, de verdad. Yo que vivo en el extranjero te puedo decir que por lo que yo veo en el día a día, en general los españoles somos extremedamente maleducados, impacientes y quejicas: todo lo queremos ya, y las palabras 'por favor' y 'gracias' no existen en nuestro vocabulario.

Sobre lo de la chapucera ley del tabaco, totalmente de acuerdo. Ya hablé yo mismo de esto en mi blog hace unos meses:

http://atasteofmustard.blogspot.com/2009/09/fumar-en-lugares-publicos.html

Un saludo

Pedro dijo...

A mi siempre me ha parecido que los Españoles somos extremadamente destructivos y siempre queremos que los demás solucionen nuestro problemas.

Esto lo he discutido con muchos de los seguidores de Pérez Reverté. Es un hombre totalmente destructivo en la crítica, que no me gusta nada. No aporta ideas, soluciones o proyectos. Es simple queja.
Los Españoles somos como él, por eso a la mayoría le gusta.