sábado, 6 de febrero de 2010

El Pensionazo


La semana pasada el gobierno de Zapatero se sacó de la manga Un pensionazo inexplicable, que ha provocado un gran rechazo. A nadie se le escapa que al paso que va la evolución demográfica -cada vez hay menos nacimientos y la esperanza de vida se alarga más-- llegará un momento en que habrá un déficit en el sistema de pensiones en la Seguridad Social y esta podría entrar en bancarrota porque habrá menos personas que cotizen para pagar la pensión de jubilación a una población más extensa y cada vez más envejecida. Los expertos dicen que, ya que las españolas no quieren o no pueden parir, la cotización de los inmigrantes sería la solución para este problema.
Ahora bien, esta reforma afectaría negativamente a la gran mayoría de los trabajadores, sería injusta porque perjudicaría a los más débiles: amplía en dos años la edad de jubilación, obligando a los trabajadores a jubilarse a los 67 años en vez de los 65 actuales.
Injusta porque no todas las actividades o trabajos son iguales. No es lo mismo un minero, un albañil, un peón o asistente de éste, un camarero, un operario industrial o un jornalero agrícola que tienen que doblar el lomo; que un ejecutivo, un banquero, un oficinista o un recepcionista cuyo trabajo físico es muchísimo menor. Aún así, en estos últimos no están exentos de los achaques de la edad y puede ver mermadas sus capacidades intelectuales o psíquicas si han estado expuestos a un contínuo estres durante el largo periodo de su vida laboral.
Además, la mayoría de las personas trabajan para poder mantener a sus familias, por necesidad económica y no por vocación como puede ser un escritor, un pintor o un músico. Un punto a favor sí tiene esta propuesta que tendría sentido en profesiones relacionadas con la ciencia y la investigación: un estudioso o científico puede seguir siendo útil a la sociedad una vez sobrepasados los 65 años, siempre que conserve sus facultades mentales. No así un deportista o un albañil subido a un andamio con 67 que sería muy peligroso.
Otro aspecto es que esta medida tendría que ser opcional y fomentada con incentivos para quien así quiera acojerse voluntariamente y no obligatoria como quieren imponerla. Que cualquier persona o trabajador, sea de la actividad o sector que sea, y si sus capacidades físicas, mentales y psicológicas se lo permiten, pueda optar por retrasar su jubilación, cualquiera que sea su razones para seguir al pie del cañón. También a la inversa: si un trabajador ve reducidas su agilidad y sus capacidades pueda tener la opción de adelantar su jubilación siempre y cuando haya cotizado el periodo mínimo que le de derecho a ello.
Pero es que además, este "pensionazo" que nos quiere imponer el gobierno choca con otras contradiciones que se producen y que no corrigen. Una de ellas es que son muchos los trabajadores que, una vez llegados a cierta edad tienen grandes dificultades para encontrar trabajo porque las empresas se niegan a contratarlos, con lo cual dejan de cotizar a la Seguridad Social. Si entre los 45-50-55-60 años ya no los aceptan en ninguna empresa porque consideran que ya son demasiado viejos y prefieren a jóvenes que les pagan menos ¿Como los van a aceptar entre los 65 y 67 de edad?
**Si hay muchas empresas que hacen ERE,s y prejubilan a sus trabajadores cuando alcanzan los 52 o 55 años como es el caso de RTVE, ¿Por qué meses después nombran a un señor de 81 años para que la presida?***¿Y por qué un vicepresidente de una entidad bancaria se jubila a los 55 años con una pensión millonaria??* Así se jubila cualquiera.***¿ Y por qué un político con tan sólo 8 años en activo en un despacho como ministro, diputado o senador tiene derecho a la pensión máxima de la Seguridad Social cuando el resto de los mortales para tener el mismo derecho tenemos que haber cotizado (y doblado el lomo) más de 35 años?*¿Por qué un presidente de gobierno nacional o autonómico tiene una pensión vitalicia de por vida una vez que ya han cesado en el cargo?***¿Por qué a los demás nos obligan a alargar nuestra vida laboral en contra de nuestra voluntad y de nuestra salud y a cotizar dos años más para supuestamente evitar la bancarrota del sistema cuando en realidad estamos cotizando para mantener los privilegios de éstos vividores y mandamases?
*¿Son los banqueros y los políticos una casta superior? ¿Por qué ellos no predican con el ejemplo?
Selección de enlaces a Blogs que escribieron sobre ello:
*El ex-ministro Jordi Sevilla: ¿Nos estamos volviendo locos?
*Marta Navarro (Entre nómadas): Peligro, ancianos trabajando
*El patio del Congreso: Dudas sobre Zapatero
*Imagen de la Entrada tomada de: Entre nómadas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto no tiene justificación. Estamos gobernado "por una pandilla de aficionados" y de inútiles.
Lo más grave de todo es que, la alternativa que tenemos y que van por delante en las encuestas es el payasete de los tomatitos que con sus formas mafiosa, corruptas y fascistas van a berluconizar el país. Y eso si que es una tragedia.