lunes, 12 de abril de 2010

Aberración Democrática


En una entrada anterior, Hacia la "berlusconización" de España, me preguntaba que es lo hace dar el voto a los políticos corruptos que aceptan sobornos o regalos de empresarios y especuladores, que saquean las arcas públicas no por el bien de la comunidad, sino para su enriquecimiento personal o financiar a su partido. Qué es lo que motiva y qué extraño mecanismo incita a votar a un partido político radical, de extremaderecha, que es claramente involucionista , que va a perjudicar claramente tus intereses, tu bienestar, tu vida y el de la comunidad; y que acoge en su seno a esos elementos indeseables y dañinos para el bien común y general del país y sus ciudadanos.
Enrique Meneses en su blog se pregunta ¿la corrupción es progreso?. Empieza su reflexión con estas palabras:
"Llama la atención, la escasa influencia que la corrupción tiene en los electores. Aunque los políticos se hundan en ella hasta la nariz, la ciudadanía no ve ningún desdoro en la práctica de este deporte"
Estoy de acuerdo relativamente y hasta cierto punto: Según qué tipo de elector y al partido que vota. El votante de izquierdas es más crítico y más intolerante con la corrupción, por lo tanto más ético. El votante de derechas es muy crítico e intolerante con la corrupción cuando se produce en un partido de izquierdas, pero cuando se produce en el partido al que vota la justifica o la aplaude, yo diría incluso que en muchos casos se enorgullece y, aún más, le da su aprobación y apoyo al seguir votando por esa opción. Aunque también esto es relativo -yo he visto a personas de mi entorno con un perfil de izquierdas defender la gestión del mafioso fascista Gil y Julián Muñoz después de haber saqueado el ayuntamiento de Marbella y destaparse toda la trama de corrupción que hubo en ese periodo- lo cierto es que según las estadísticas, las hemerotecas y los resultados históricos de las diferentes citas electorales a todos los niveles: al PSOE la corrupción en sus filas le pasa factura; al PP no sólo no le pasa factura sino que incluso es más votado.
Meneses va desarrollando su argumentación buscando las causas y los orígenes a esta perversión de los valores: la financiación de la comunidades autónomas y los ayuntamientos, la recalificación de terrenos, la especulación inmobiliaria y contructora...para volver a la pregunta inicial "¿Por qué siguen los ciudadanos votando a los corruptos?", y terminar haciendo una comparación en las aptitudes de los partidos:
"Aunque la corrupción existe en los partidos que gobiernan o son alternativa, el Partido Popular, por más empatía con la clase empresarial, ofrece mayor número de casos importantes. Se habla mucho de FILESAque fue un tinglado montado para financiar al Partido Socialista pero del que no salieron acusaciones de enriquecimientos personales. Otra cosa fue el asunto Roldán. El gobierno de Felipe González persiguió al ladrón hasta Thailandia y consiguió traer el delincuente a España y meterlo en la cárcel. Compárese con la “persecución” que el PP ha ejercido sobre sus afiliados culpables en el caso Gürtel. Lo que más horroriza al partido de la derecha es que se diga que fue financiado por sus corruptos. Que se hayan llevado los sacos de dinero a su casa, como Jaume Matas, no tiene demasiada importancia siempre que no se ponga en duda la virginidad del partido"
Mientras en el PSOE al imputado o corrupto se le expulsa fulminantemente del partido, cesado e inhabilitado en su cargo institucional y juzgado por los tribunales; en el PP es absolútamente todo lo contrario a todo lo anterior. A pesar de las pruebas - que muchas consiguen eludirlas por defectos de forma o con triquiñuelas - y las sentencias a medida con la colaboración de jueces "más que amigos" que tienen dentro de la judicatura que en muchos casos salen impunes; a pesar de todas las evidencias niegan todas ellas, hacen el numerito victimista de que todo es una conspiración del gobierno del Zapatero y la policía de Rubalcaba para acabar con el PP, y con el cinismo que les caracteriza, van chuleandose y dando lecciones de honestidad a los demás ,porque saben que a pesar de sus fechorías y que hagan lo que hagan les van a seguir votando.
Para terminar, en uno de los enlaces se puede leer lo siguiente:
"Si hablas estos días con simpatizantes del PP da la sensación de que sufren algún tipo de autismo que les permite abstraerse de la realidad como si la cosa (de la Gürtel, de Matas, de Fabra, etc) no fuese con ellos. El mayor escándalo de corrupción política de nuestra democracia delante de sus narices, primero como un goteo de implicados que empezó hace algo más de un año y ahora como una marea de 50.000 folios repletos de indicios, pruebas, informes policiales y pilladas con las manos en la masa a multitud de dirigentes a nivel nacional y de la mayoría de las comunidades autónomas donde gobierna o ha gobernado el PP, y ellos siguen relativizando el caso como si estuviésemos hablando de que a un concejal de un pueblo de Soria le hubiesen regalado un jamón por navidad" Seguir leyendo>>La corrupción generalizada y es el ciudadano el que paga cara la corrupción
PD: Algunos de los comentarios de éste último enlace confirman todo lo que se dice en éstas líneas y en esta entrada. También los comentarios de un tal Walkamanón, el típíco troll ultraderechista que viene a repetir como un loro en los blogs y foros las consignas que les han dado en su secta político-mediática: provocar y ejecutar la teoría del ventilador, que no es otra que expandir la mierda, la mayoría de ella mentiras inventadas por esas terminales mediáticas como la calumnia y la posterior querella, (luego archivada) contra Chaves (y su hija) el ex-presidente de la Junta de Andalucía ,y últimamente el inexistente caso de Bono.
+Enlaces relacionados:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues si que hay tontos útiles que siguen votando a la derecha... Además de tontos, tienen que ser masoquistas porque si no no se entiende. Esto es de psiquíatrico.

Runaway dijo...

Más de los que tú te crees, Anónimo. Yo en mi entorno he conocido a muchos.
Luego está el típico equidistante que dice "yo soy apolítico", "yo paso de política", "todos los políticos son iguales", "yo paso de votar".Mentira. Al final acabas descubriendo de qué pie cojea y se le ve el plumero. Y el voto siempre a la derecha.
Se hace ya tan evidente que ya no hace falta comprobarlo: yo los huelo, los intuyo.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, en lo del voto util a la derecha, es tristisimo y si con eso fuera poco tambien estan los del voto util a la izquierda cuando digo izquierda derecha digo pp psoe, no voy a decir que todos los politicos son iguales pero si digo que los dos principales partidos estan demostrando una ineficacia abrumadora, la izquierda en la gestion de una crisis y la derecha en la gestion de su corrupción.