martes, 20 de abril de 2010

De aquellos polvos vienen estos lodos

"El vómito del volcán islandés, como la crisis, parece el resultado de una mala digestión. La historia se podría estudiar sólo desde una perspectiva digestiva. Durante la Transición, por ejemplo, nos tragamos un bolo alimenticio que no había manera de metabolizar. El pacto entre franquistas y demócratas se firmó bajo la amenaza de un golpe de estado (o de varios), de modo que cerramos los ojos, nos tapamos las narices y nos llevamos a la boca la cuchara llena hasta los bordes de bazofia. Como gente bien educada, los participantes en el festín aseguraron que el guiso era perfecto. Fue un guiso que dio la vuelta al mundo. La transición de la dictadura a la democracia devino en el estofado de moda en la prensa internacional. Viajara a donde viajara uno, le preguntaban por los cocineros. Uno tenía sus dudas. Una dictadura de 40 años da para muchos crímenes, para miles de tropelías económicas, para infinidad de torturas. Chocaba que los criminales, los ladrones y los torturadores se fueran de rositas. Pero en los cuarteles había ruido de sables y no era cuestión de volver a jugársela. Apuramos el guiso hasta las heces, en fin. 
Pero el estómago de la historia tiene sus propias leyes. A ti pueden gustarte los callos, y te los puedes comer, pero si tu aparato digestivo es frágil, lo pagarás caro. Lo que ahora se manifiesta es el aparato digestivo de la historia. Perdido el miedo al golpe de Estado, la gente quiere saber qué fue de sus muertos, incluso quién los mató. La gente necesita averiguar quiénes torturaron a sus hijos, quiénes robaron sus tierras, quiénes se enriquecieron a costa de las víctimas. Y si no hay en España instancias judiciales dispuestas a realizar ese trabajo, se recurre a las instancias argentinas, o guatemaltecas. Lo que no se puede digerir no se puede digerir El volcán islandés es la metáfora de la furia con la que sale al exterior lo inasimilable: que paguen la crisis, por ejemplo, quienes no participaron en su construcción. O que los curas pederastas vayan de víctimas. Como si las empresas de alimentación intuyeran que la digestión es la protagonista de nuestra vida, gran parte de la publicidad de la tele (cereales, yogures, zumos.) trata de estos asuntos. Todo es digestión."
*Juan José Millás en La Opinión de Málaga
+Entradas Relacionadas:
*Anormalidad Democrática
*Spain go on beeing different
*Spain go on beeing different II
*Acoso y derribo contra Garzón
*Vídeos de Canal Historia en You Tube:
*Las Fosas del Silencio

3 comentarios:

Mean Mr Mustard dijo...

Buenísimo este post. Y por seguir con la alegoría, todo esto del procesamiento de Garzón, de Gurtel y del Vaticano me está produciendo diarrea mental.

Runaway dijo...

Con éste triste y lamentable asunto, uno más de tantos lementables episodios que están pasando en esta falsa democracia donde está incrustado el germen del fascismo, están haciendo que a veces me hierva la sangre.
Con decirte Mr Mustard que suscribo al cien por cien ciertas palabras de un escritor que me cae extremedamente mal, por su chulería y por su tono faltoso y palabras gruesas, imagínate hasta que punto estoy colmado de indignación. Con toda seguridad las has leido en otros foros, pero aun así las repito aquí:
"El español, al ser un pueblo fundamentalmente inculto, es fácil de manipular", cualquier español "lúcido que mire hacia atrás tiene la melancolía de ver que España es una sucesión de momentos perdidos".
Los españoles "somos especialistas en perder oportunidades históricas", ha señalado Pérez-Reverte, quien lamenta que en España no se produjera en su momento una revolución que "barriera" a "curas, reyes y aristócratas", unas "fuerzas reaccionarias" que "siguen todavía hoy aquí" poniendo "bastones en las ruedas del camino del progreso".
"Cádiz fue un intento frustrado de abrir las ventanas de España", ha asegurado el escritor, que se ha preguntado si no hubiera sido mejor que las tropas de Napoleón hubieran invadido también esta ciudad costera, porque "una vez más, España perdió ahí el tren de la modernidad".
Arturo Perez Reverte

Manuel dijo...

Más que un pacto la transición parece que fue un armisticio.
Impresiona que se intenta extorsionar para evitar que se conozcan muchas cosas más....

Saludos Runaway.