viernes, 23 de abril de 2010

Todo está en los Libros


"Un libro es un cerebro: cerrado es un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora" Provervio Indio
Con motivo del día del libro, quiero dedicar esta entrada a un escritor recientemente fallecido, Miguel Delibes, uno de mis autores literarios preferidos. Hace unos meses hice un post sobre una de sus mejores obras, El Camino, llevada al Cine años después. Hoy lo quiero hacer con otra de sus obras principales e imprescindibles, Cinco horas con Mario, que fue adaptada al Teatro y fue interpretada por la actriz Lola Herrera.
La narración básicamente es un soliloquio o monólogo de Carmen, una mujer conservadora, junto al cadáver de Mario, su marido. La narradora repasa los recuerdos de su vida en común, la cual deducimos que no ha sido muy satisfactoria para ella, ya que descarga toda su frustración con contínuos y sistemáticos lamentos y reproches que le hace a su marido de cuerpo presente.
A través de éste monólogo se van descubriendo cómo son los protagonistas, sobre todo en el aspecto psicológico. De una parte, la viuda, Carmen, una mujer ultraconservadora, carca, meapilas y mojigata, egocéntrica y con aires de grandeza, y que le da mucha importancia a las apariencias. Sin embargo el lenguaje empleado por la narradora es el lenguaje popular que utilizaba la gente llana de la época o por los que no habían tenido acceso a la cultura y, la sarta de reproches que lanza contra su difunto, no es más que una crítica indirecta a los ideales del mismo.
Por otro tenemos al marido fallecido, Mario, una persona totalmente antagónica a lo que es su mujer, y que iba a contracorriente a lo que era habitual por aquel entonces: Un intelectual idealista; comprensivo y tolerante, humilde y compasivo. Uno de los reproches de su mujer es que no le haya comprado nunca un coche y de que siempre fue a trabajar en bicicleta.
También aparecen otros personajes segundarios: Valentina, una amiga de Carmen de buena posición social; y la Mamá de de la viuda, una mujer con aspecto señorial y elegante, a la cual su hija consideraba un ejemplo a seguir.
Delibes no sólo expone los problemas de comunicación del matrimonio sino que , al mismo tiempo que nos muestra cómo son los personajes, de mentalidades totalmente opuestas, el autor va descubriendo a través de éstos, cómo era la sociedad burguesa de la época, recrea la sociedad en el periodo de la dictadura franquista y, de una manera múy hábil, para burlar la censura de entonces, el eterno conflicto de "las dos Españas", que aún hoy perdura.
Por un lado la españa profunda, ultraconservadora, nacional-católica, anclada en las costumbres y principios morales, pero al mismo tiempo cínica e hipócrita; la de "charanga y pandereta" que diría Machado. Una españa negra que frena todo avance, progreso o evolución del país; un franquismo sociológico que años después de acabar la dictadura y aún durante la Democracia, persisten en el estancamiento, cuando no en el retroceso del mismo, utilizando todos los medios a su alcance.
Después tenemos a esa otra España que representa Mario. La Ilustrada y socialmente comprometida y preocupada por la sociedad; y que tiene una serie de valores como la igualdad de oportunidades, el progreso social, la justicia y la libertad.
*Vídeo Musical Recomendado:

1 comentario:

Manuel dijo...

Como pone la publicidad del Fnac, el libro ha sido perseguido, quemado, censurado. Y algunos quisieran que no existiera.....
Saludos