domingo, 2 de mayo de 2010

Hay gente pa´to

Cristobal Montoro, ex-ministro del PP y ahora portavoz del partido en temas económicos, pasaba por un tipo gris. Pero la crisis parece haberle rejuvenecido.
"Este hombre babea con el número de parados como el avaro saliva con el número de monedas. Uno y otro, después de cenar, sacan la llave del baúl en el que esconden sus tesoros y ponen al día la contabilidad que tanto placer les proporciona. La diferencia entre Montoro y el avaro es que éste oculta sus posesiones y disimula su dicha, mientras que aquél las expone públicamente, sin cortarse un pelo. Baila, literalmente hablando, en las ruedas de prensa en las que puede dar malas noticias. Cada parado nuevo le provoca un orgasmo. También le excitan la caída del PIB o el aumento del déficit, seamos justos, pero lo que de verdad le pone hasta extremos difíciles de entender es el aumento de la cola frente a las oficinas del Inem. Observen a la persona que en el segundo plano, a la derecha de la fotografía, se retira sonriendo, como diciendo "este Montoro"
(...) Se puede ocultar un grano, una fortuna; se puede disimular una cojera, una gripe, un ardor de estómago, pero no hay forma de encubrir la dicha, que se manifiesta en la mirada, en el cutis, en el modo de andar y de cantar bajo la ducha. La crisis le ha quitado quince años de encima. Hay gente para todo."  
*Juan José Millás en El País
Esto que dice el maestro Millás lo vengo  observando ya hace mucho tiempo en el PP, en la "agit-prop" (agitación y propaganda) de sus tanques y voceros mediáticos, en tertulias radiofónicas o televisivas, y en columnas y titulares de los medios. Demasiado tiempo oyendo la misma matraca.
Entiendo, y a nadie se le escapa, que la política económica del gobierno es nefasta. Que como dijo un sindicalista "estamos gobernados por una panda de aficionados y de inútiles". Iniciativas pocas, cuando no ninguna y, cuando se tiene alguna o se va a tomar una decisión, lo hace con vacilaciones o, "un pasito pa´lante y otro pa´tras". Zapatero ni está gestionando bien la crisis económica ni la crisis política. Da la sensación de que está perdido y va sin rumbo.
Pero en general, su política, no ha sido muy distinta a la que han aplicado los demás paises europeos de nuestro entorno, con gobierno de diferentes colores políticos, y además,  en un país capitalista donde impera una economía libre de mercado, son los agentes económicos los que intervienen actívamente en la economía, y no los gobiernos los que intervienen, por lo que éstos  tienen poco margen o capacidad de maniobra. Quien tiene el poder real de las naciones son en realidad el poder económico: el poder financiero, los bancos, las grandes corporaciones o multinacionales y las empresas. El poder político emanado democráticamente de las urnas se tiene que superditar a quien tiene el dinero.
Es más, son los especuladores financieros con sus acosos, presiones o movimientos especulativos, los que hacen desestabilizar un país, como ya denunció el presidente francés Sarkosy: Grecia, Portugal, España, Irlanda son algunas víctimas de estos tiburones financieros. Reino Unido no está mucho mejor que nosotros, y de Italia, donde el verdadero poder lo tiene la mafia, el fascismo y su presidente apoyado por esos grupos, no digamos. Puede ser Una tormenta casi perfecta y que Esto se hunde o lo parece.  Tranquilos, no nos cortemos las venas, igual esto es una comedia, un chiste: las ganancias de los especuladores están privatizadas y, sus pérdidas socializadas y pagándolas entre todos. Desgraciadamente no es un chiste. Es real.
Aquí lo que pasa es que la crisis son recurrentes, vienen cada cierto tiempo y funciona por ciclos. Esta en concreto vino por una crisis mundial del sistema financiero y agravada en algunos países como en nuestro por la explosión de la burbuja inmobiliaria. Tanta avaricia, tantos excesos, tanta especulación inmobiliaria y constructora no podía traer nada bueno. De aquellos polvos vienen estos lodos. Ahora los estamos pagando. Pero no lo están pagando los mismos agentes económicos que lo provocaron, sino los trabajadores y las clases más desfavorecidas.  
Muchos han estado durante unos años en que se creían  los reyes del mambo y  que nadaban en la riqueza porque compraban un piso sobre plano para, después de terminar de construirse, revenderlo, dar el pelotazo urbanístico y ganarse unos millones sin darle un palo al agua. Todo eso a costa del Medio Ambiente y provocando la subida y sobrevaloración de la vivienda, lo que la hacía inaccesible para muchas personas  o parejas que las necesitaban, a no ser que se hipotecaran de por vida.
Esa misma gente --y algunos pardillos más-- se creen que si estuviera gobernando el PP, volveríamos todos a ser reyes del mambo y a tener la sensación de ser ricos. Desde luego, los que sí se  enriquecieron y enriquecerían aún más serían ellos  y sus empresarios afines;  esos empresarios del siglo XVIII  cuyas propuestas para la solución final del paro son imponer contratos de esclavitud, y bajada de salarios para los mileristas que vamos provocando. Los especuladores urbanísticos, los chorizos y ladrones,  los mafiosos y corruptos camparían a sus anchas, toda una aberración democrática:  La corrupción como virtud política; un camino de perfección.
+Entradas Relacionadas:
*Sobreactuación melodramática
*Pido respeto

3 comentarios:

emejota dijo...

Difícil solución le encuentro, los del PP estan tan contentos porque se dan por ganadores en las próximas elecciones, a pesar del Gurtelazo. El Psoe se siente cansado y no tiene un lider claro, ni tampoco el PP , pero por ley de alternancia piensa que le toca ¡Y no hay más! Y mira que me gusta Pilar Raola, al menos es educada y dice las cosas por su nombre, al menos ahora. Un abrazo.

Manuel dijo...

Hola Runaway:

La gente a veces solo quiere escuchar lo que le conviene.
En este caso el PP esta intentando verse como el salvador de la crisis, cuando ha sido uno de sus forjadores también.

El desgaste en el poder y la crisis, sin un claro lider, hace mella en el psoe. No se que es peor la crisis o Rajoy....

Saludos

Nicolás dijo...

Quedan dos años...