martes, 22 de junio de 2010

La Ceguera de los que no quieren ver

La ética se queda a oscuras : El pasado viernes 18 de Junio murió a los 87 años el escritor y Premio Nóbel de Literatura en 1998, José Saramago. La Wikipedia dice ésto sobre él. En El País, le dedica un especial sobre su vida, obra y pensamiento.  Como suele ocurrir con personajes históricos o personas que han destacado en algún ambito de las artes o las ciencias y que dejaron para la posteridad el legado de sus obras o sus huellas en sus aptitudes o actos en el transcuro de sus vidas, los medios se vuelcan en reportajes, artículos sobre la vida y obra del personaje en cuestión.
Sobre la pérdida del autor del Ensayo sobre la Ceguera se han dedicado muchas páginas y se ha hablado mucho éstos días. Pero en estos tiempos de afixia, hay también una  invasión de políticos  y voceros de éstos que espande mierda por la prensa escrita o digital, la radio o la televisión, que me van cargando de indignación:
Una vez más, la iglesia vaticana condena a  Saramago y arremete contra la  ciencia, el pensamiento, la cultura;  una vez más, el altavoz del vaticano arremete contra un escritor, cuyo único delito ha sido ser crítico en algunas de sus obras literarias  con la figura de dios y la farsa -y el negocio- que se ha montado el hombre  en su nombre desde hace dos mil años; una vez más la derecha fascista, nacional-católica y mogigata arremete contra un intelectual comprometido con la ética, la justicia y los más desfavorecidos; una vez más los el poder mediático del fascismo y sus voceros en calumnas y  sus foros en internet arremeten con su odio y con su inquina contra una buena persona. ¡¡Qué cristiano, que generoso y qué elegante cebarse con una persona que acaba de morir¡¡¡
Una iglesia que ha provocado tanto dolor, tanta destrución y tantas guerras en dos mil años de historia; una iglesa que creo la inquisición; una iglesia que que se pone de lado de la nobleza, los terratenientes y caciques abandonando a los pobres; una iglesia que apoya a criminales y fascistas y llevan bajo palio a dictadores,como si de vírgenes se tratara;  una iglesia cuyos obispos y curas violan y abusan sexualmente de niños...todo ello me hace entender las razones del por qué en la guerra civil se quemaron iglesias y conventos, y el por qué muchos, como Saramago son ateos y creen en un mundo SIN dioses.
Sólo he leido dos obras del escritor fallecido: las novelas Ensayo sobre la Ceguera y Ensayo sobre la Lucidez, al margen de artículos suyos en la prensa y en su blog. Con ésta aptitud del fascismo y la secta católica que les apoya  han motivado que crezca mi interés en leer dos de sus obras que aún no leí, que ellos consideran antirreligiosas: El Evagenlio según Jesucristo Caín
"No creo en Dios, no me hace ninguna falta. Por lo menos estoy a salvo de ser intolerante. Los ateos somos las personas más tolerantes del mundo. El creyente fácilmente pasa a la intolerancia. En ningún momento de la Historia, en ningun lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen los unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar. No creo en Dios, no lo necesito y además soy buena persona
Hasta Siempre, Maestro.

2 comentarios:

emejota dijo...

Al respecto solo me comunicaré con dos de las conocidas obras del autor: Ensayo sobre la ceguera (y la sordera y la estupidez humana) y Caín.
Es que hay que tener mucha caridad cristiana para ser un ateo decente y guardar silencio ante tanta imbecilidad manifiesta en el Vaticano y aledaños. Un abrazo.

Nicolás dijo...

Cada uno destila lo que lleva dentro y es evidente que el odio y el desprecio abundan mucho dentro de la curia y lo que no es curia.