lunes, 14 de febrero de 2011

Celtiberia Show

Y vuelta la burra al trigo...
..."El friki del asador parece haber dudado entre el papel de don Pelayo o de Agustino de Aragón, porque a veces habla de 'cruzada' y otras de 'resistir' como si enfrente tuviese cien artilleros franceses contra la Puerta del Portillo, pero en definitiva es un friki disfrazado de héroe de tebeo amarillento. Tal vez su astracanada incluso le haya sido rentable vendiendo chuletones a la parrilla como para financiar semanas de cierre y hasta el sartenazo de ciento cuarenta mil de vellón; pero su discurso no engaña a nadie. Para defender una idea hace faltar tener una idea. Y él en cada entrevista sólo ha desgranado insultos politizados y bravuconadas estilo «no hay cojones». Un pobre arsenal filosófico. Lo malo de hacer la revolución en Guadalmina es que puede parecer una pijada. Y su papel de Espartaco vestido de Ralph Lauren no acaba de colar.
(...) las leyes se cumplen en un Estado de derecho. Por demás las bravatas del friki del asador desprendían los mismos argumentos de la gente de Al Capone desafiando la Ley Seca para vender alcohol. Sus carteles de 'Pajín miente' por afirmar que el tabaco mata, aunque sea doctrina médica casi universal, retratan su libro de estilo. Lo suyo no es una lección de coraje sino de chulería politizada. Esa insumisión siempre por 'cojones' lleva la genética carpetovetónica del caballo de Espartero.
Todo esto no pasa de ser un capítulo póstumo del Celtiberia Show, aquel retablo del gran Carandell sobre la realidad en Spainisdifferent. Quizá inspirado por Aznar ese mal día con dos copas de más por Ribera de Duero reclamando que nadie puede prohibirte conducir aunque vayas mamado -el propio ex presidente optó por hacer penitencia tras ese desliz etílico- el friki del asador ha confundido la libertad y la ley. Pero esta Ley está aprobada no por 'marxistas terroristas' sino por consenso de la soberanía popular en el Congreso, incluyendo el PP, y eso significa algo en democracia. Claro que este argumento sólo tiene efecto cuando la palabra democracia significa algo en tu vocabulario. No parece el caso tras dos meses pasándose la ley por el arco del triunfo bajo la coartada de la dignidad «con dos cojones», que ya es dignidad."
Don Pelayo en su asador Teodoro León Gross (Diario Sur de Málaga)
**La tontería es cosa que prolifera (...) Hay países que producen poca tontería...Y hay otros países donde se da con abundancia e incluso exageración. España, por ejemplo, es riquísima en producir tonterías. Y no tonterías así, pequeñitas, no, no, son tonterías de campeonato mundial: gigantescas, descomunales, ciclópeas. (....) Pero como las ciencias adelantan que es una barbaridad, una barbaridad, en España hemos logrado injertar en la tontería la ruindad y la vileza; nos salen unas indecencias estúpidas de calidad suprema.
Tengo pruebas. 
Pero a España siempre le quedan los humildes héroes de a pie que sólo una gloriosa hazaña los sacó del anonimato: Guzmán el Bueno, Agustina de Aragón, el tambor del Bruch, José Eugenio Arias…¿Cómo, que no sabe quién es José Eugenio Arias? Pues este señor, que acostumbra a lucirse puro en mano, es el sufrido propietario del asador Guadalmina, de Marbella, que se negaba a cumplir la Ley Antitabaco que prohíbe fumar en los restaurantes. Vibrante patriota, lanzaba ayer este conmovedor discurso:




"Yo voy a defender mi negocio a muerte y moriré matando. Estoy en el uso de mis derechos como ciudadano, de mis derechos constitucionales y no voy a aceptar este atropello por parte de este gobierno dictatorial, marxista y terrorista (…) Hasta ahora he intentado guardar las formas, pero estoy empezando a perderlas; o sea, que tengan cuidado porque, igual que ellos están intentando amedrentar, que tengan cuidado porque tengo unos cojones más grandes que los de ellos. Fui amenazado por la ETA y estos mierdas, estos socialistas asquerosos que tenemos en este país, que nos han arruinado a todos los españoles, no les tengo ningún miedo. Les espero aquí"




**Un injerto de berza y villanía Jose María Izquierdo ( El País)
+*Vídeo: Yo por el PP ma-to (el garrulo fascista alardeando de "lo grande que tiene sus dos cojones") 
Y es que cuando un tonto coge una verea...se termina la verea y el tonto sigue: al imbécil fantoche del puro, le han metido un buen puro y le han cerrado el negocio por hacerse el "heroe" por las libertades. La Administración  no deberia haber esperado tanto y le tenían que haber multado y cerrado el negocio a este chulo desquiciado y patético. Lo que sí ha conseguido  son sus 15 minutos de fama y publicidad gratuita. Y ya se tiene ganado un puesto de tertuliano en la "TeDeTé  Party" de Intereconomía o Telemadrid.  Rajoy o Esperanza Aguirre le darán un cargo en el PP o  le darán una subvención para que abra otro asador en Madrid, Comunidad y Ciudad insumisa y sin ley pèro con mucho humo y contaminación.
No se vayan todavía, aún hay más...tonterías en este Celtiberia Show:  
"La calidad del aire en Madrid es la mejor que ha existido nunca (...) La gente está deprimida por el paro. Eso asfixia más" (Ana Botella, la otra "botella" del expresidente Aznar y Consejala de Asuntos Sociales y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid) 













7 comentarios:

Mean Mr Mustard dijo...

Pues sí, hay demasiado chulo, demasiado envidioso y demasiado caradura en nuestro país. Nos distinguimos por querer hacer las cosas por pelotas, porque nos salen de los cojones y punto. Nos creemos más que nadie, y la humildad no es una característica muy española, que digamos.

De esas y otras cosas se da uno cuenta cuando vive fuera, aunque también es cierto que en todos los sitios cuecen habas, y bueno, aquí donde vivo, en Irlanda, no hay quizás tanta chulería pero hay otras cosas.

Un saludo

Runaway dijo...

Según el tópico en Irlanda dicen que hay mucho bocazas y mucho borrachuzo. Pero como sabemos en todos los tópicos hay algo de verdad y mucho de exageración, con lo cual no se puede, y además es injusto, generalizar.

Sin embargo, Mr Bean, en los españoles hay algo genético, un ADN que, en efecto, nos hacen diferentes a los demás. La mayoría de las veces para mal, desgraciadamente.

Runaway dijo...

Error. Me acabo de dar cuenta un rato después que te he llamado Mr Bean en lugar de Mr Mustard. Es lo que pasa cuando vas con prisas. Disculpa.

Manuel dijo...

Hola Runaway:

Interesante punto de vista.

A veces, y no es peyorativo, me molesta el carácter español en sí. Algunos piensan que por gritar más tendrán razón. O la más consabida frase de todas: Yo tengo el derecho de ....Nunca se habla del deber de...
Y no es que no ocurra en América latina, pero quizás y solo elucubro, el aislamiento de España durante la dictadura, quizás forjo un poco este carácter.

En Venezuela, este tipo de carácter se estaba viendo con más frecuencia cuando decidir venirme.

Saludos

Runaway dijo...

Manuel:
Es verdad que muchos de nuestros males son por culpa de 40 años de dictadura, pero ya llevamos más de 30 de Democracia y de apertura al mundo y parece que tampoco no lo cura.

Yo creo que el carácter español va en su ADN desde siglos atrás. Vosotros que sois de los paises del centro y sur de América habéis sabido de nuestra prepotiencia y excesos desde el Decubrimiento y la posterios conquista en nuestro imperio "donde nunca se ponía el sol"

En nuestro atraso y nuestro carácter, mucho ha influido la Iglesia, ese poder fáctico, que ha hecho tanto daño y sigue haciendo. Y ella fue que junto con la nobleza y la burguesía se alió con una parte del ejército para dar un golpe de Estado, dando lugar a una guerra civil y la posterior dictadura nacional-católica.

Runaway dijo...

Manuel;
A un nivel ya más de experiencia personal, yo como trabajador del sector de la hostelería que ha trabajado en zonas de mucho turismo internacional, se distinguía un local o un restaurante si la clientela era española o no, por las voces que se daban y por el humo del tabaco. También la educación y el trato. Las palabras mágicas "por favor", "gracias", "perdón" o "disculpe" están desterradas del vocabulario español. El tono de voz en los españoles es muy alto y vociferante.

Había un excepción: los pubs o bares enfocados al futbol. En ellos no había distinción entre guiris y españoles: tantos unos como otros tenían comportamientos primarios o primitivos. Voces, insultos, faltas de respeto, holinguismo y humo del tabaco. La civilización no había pasado por ellos ya fueran españoles, ingleses, alemanes o argentinos.

Manuel dijo...

Hola Runaway:
El fútbol exalta pasiones...Es muy difícil sacar conclusiones psicológicas en ese estado.

En cuanto al trato cortés, sin animo de criticar, es algo que añoro de américa latina. El español no es cortes (me refiero al por favor, gracias o simplemente pedir permiso para pasar) Me molesta mucho eso. Y algo que me molesta mucho más es que abran la puerta de mi consulta, sin decirles que abran.

Saludos Runaway