lunes, 7 de marzo de 2011

Barbie Superstar

"Soy una chica de barrio ilustrada" (AR dixit, la "choni"pedante de su barrio)
"Estimada señora Quintana: He leído sus declaraciones, llenas de orgullo, por el éxito de arrancar una confesión de asesinato a una discapacitada psíquica fuera de su refugio en un centro de caridad: «Hemos dado la noticia que todo periodista hubiera querido dar». Enhorabuena por el lujo de disfrutar de ese momento mágico en que un profesional siente el roce invisible de la gloria, como el astrónomo que pone nombre a una estrella tras una vida en el telescopio o el velocista al ver el crono por debajo de diez segundos. Es evidente que goza usted ahora de esa felicidad incomparable; porque en definitiva, como decía el viejo Tolstoi, la felicidad no es hacer realmente lo que se quiere, sino querer realmente lo que se hace. Y se ve cuánto ha disfrutado usted al trabajarse esa exclusiva estelar que a algunos catedráticos de ética les ha cortado la respiración pero que a usted le ha oxigenado la autoestima hasta pensar que ha dado, nada menos, «la noticia que todo periodista hubiera querido dar». Tal vez es el momento de decirle hasta qué extremo está equivocada. Sin duda muchos empresarios y ejecutivos le aplaudirán, pero esa no es la noticia que todo periodista querría firmar. Se trata de un buen trabajo para hacer caja, pero no un buen trabajo.
La lógica del éxito es peligrosa. Un especulador financiero o un matón también pueden celebrar sus triunfos tras agredir a la sociedad. Complete el silogismo y mírese en ese espejo. La confesión del crimen arrancada sin escrúpulos a una discapacitada desvalida no es la noticia que haría brindar a todo periodista; pero si así fuese, eso solo delataría la degradación del oficio, no el mérito de hacerlo. No obstante, hay otra clase de periodistas a los que todavía les inspira más contar el progreso científico o una catástrofe humanitaria. Algunos incluso creen todavía equivocadamente, como el maestro Kapucisnki, que «para ejercer bien el periodismo hay que ser, ante todo, buenos seres humanos». Nada que ver con lo suyo, no se preocupe; solo se trata de reporteros en general malpagados y anónimos sin una cuenta de resultados digna de atención. Ellos se empecinan en recordar, como solía repetir el gran Jean Marie Colombani, que el peor de los males modernos del periodismo es que la sociedad confunda información y comunicación. Usted ha tenido un buen éxito para el negocio; pero eso tiene poco que ver con el periodismo. Graham Greene reservaba una dura palabra para esa prostitución conceptual. Es todo. Enhorabuena de nuevo por su felicidad en estos momentos tras ese 'scoop'. Sin duda es un hito que enseñaremos en las clases de Periodismo, aunque, eso sí, no precisamente para enseñar qué es el buen periodismo."
Carta a Ana Rosa  por Teodoro León Gross (Diario SUR de Málaga)
Podría añadir mil cosas que ya he dicho en otras entradas con respecto a la degeneración en la que se ha convertido la televisión desde veinte años para acá, cuando de la manos de las privadas llegó la telebasura, tan sólo que ahora con más calidad en imagen y sonido gracias a la TDT. Una granTeDeTe Party que debe de ser el reflejo de la sociedad, según los índices de audiencia que dicen que tienen y de sus defensores  que dicen que "ellos dan a la audiencia lo que la audiencia quiere les den". Es para exiliarse como mínimo a Marte.
+Vídeo (cómo lo consiguó)
+Vídeo (cómo lo emitió en su programa de Tele5)

*Telebasura, guapo (El Descodificador)
*Y de pronto tanta suciedad (El Descodificador)
Entrada Relacionada:
*APÁGALA, antes de que elle TE DESCONECTE
Barby Superstar
Tenía los pies diminutos,
y, unos, ojos, color verde marihuana,
a los catorce fue reina del instituto,
el curso que repetí,
las del octavo derecha dijeron:
“otra que sale rana”,
cuando, en “Crónicas Marcianas”, la vieron
haciendo streap-tease.
En sus quimeras de porcelanosa
conquistaba a Al Pacino,
los de “el Rayo”… no éramos gran cosa
para su merced,
si, la chiquita de Mariquita Pérez,
tuviera un buen padrino,
los productores, que saben de mujeres,
le darían un papel.
Pezón de fresa, lengua de caramelo,
corazón de bromuro,
supervedette, puta de lujo, modelo,
estrella de culebrón,
había futuro, en las pupilas hambrientas
de los hombres maduros,
enamorarse, un poco más de la cuenta,
Look choni/cani ( Fotogalería 20minutos.es)


era una mala inversión.
Debutó de fulana de tal
en un vil melodrama,
con sus veinte minutos de fama
retiró a su mamá,
el guión le exigía, cada vez, más
escenas de cama,
todavía, por Vallecas, la llaman:
Barbi Superestar.
La noche antes de la noche de bodas
arrojó la toalla,
el novio, con un frac pasado de moda,
enviudó ante el altar,
mientras, Barbi, levitaba, en la Harley
de un chulo de playa,
que, entre el Tarot, Corto Maltés y Bob Marley,
le propuso abortar.
Al infierno se va por atajos,
jeringas, recetas.
Ayer, hecho un pingajo,
me dijo, en el “tigre” de un bar:
“¿Dónde está la canción, que, me hiciste,
cuando eras poeta?”
“Terminaba tan triste
que nunca la pude empezar”.
Por esos labios, que sabian a puchero
de pensiones inmundas,
habría matado yo, que, cuando muero,
ya nunca es por amor.
Se masticaba, en los billares, que, el Rayo,
había bajado a segunda,
por la M-30, derrapaba el caballo
de la desilusión.
Debutó de fulana de tal
en un vil melodrama,
con sus veinte minutos de fama
retiró a su mamá,
el guión le exigía, cada vez, más
escenas de cama,
por Vallecas, ya nadie la llama:
Barbi Superestar.
Autor: Joaquín Sabina

3 comentarios:

Noctiluca dijo...

No puedes imaginarte lo que he sentido al leer tus palabras.
Ya hace tiempo que le declaré la guerra a la televisión, pero tengo un hijo adolescente y por pasar ratos juntos a veces escucho más que veo la bazofia que hacen.

Cuando anunciaron el programa "Princesas de Barrio" no podía dar crédito, ¿qué propósito tiene ese programa? No creo que divierta, ni instruya, en todo caso creo que es perjudicial porque igual hay niñas que quieren seguir el ejemplo de estas chonis que ahora se han convertido en megaestrellas por salir en la caja tonta.

Por otro lado, mucho más horroroso e increíble es el comentario de la gran periodista Ana Rosa, no sé hasta dónde están dispuestos a llegar en la guerra por las audiencias, en convertir en el notición del día la desgracia de una enferma mental que asesinó a otra, cuando es algo que a cualquier persona con un mínimo de humanidad haría sentir una infinita tristeza.

Sólo decirte que me ha gustado lo que has escrito y perdón por esta invasión, he leído que es un espacio personal.
Un saludo.

Runaway dijo...

Sra Noctiluca; este blog es un espacio de reflexión personal, pero que está en la red y abierto al mundo. De ningún modo es una "invasión" si alguien quiere comentar. Puede venir cuando quiera y comentar lo que quiera. La advertencia previa al dejar los comentarios es para los elementos indeseables que invaden la red y, es evidente, que ese no es su caso. Es bienvenida.

En cuanto al tema de la entrada, le diré que en mi casa de más de cuarenta canales en TV sólo tengo sintonizados tres (TVE1, TVE2 y TVE 24 horas) y tampoco veo gran cosa salvo algunos programas puntuales en la 2 y alguna película. Para informarme utilizo la internet y la radio. Pero eso lo puedo hacer porque no vivo sólo. En una familia es difícil adoptar esa decisión tan drástica. Se puede tener control parental cuando los hijos son pequeños, pero cuando són adolescentes es dífícil, cuando no imposible. La única solución es inculcarles para que sean selectivos en los contenidos que ven por la caja tonta.

Manuel dijo...

Hola Runaway. En casa tengo la televisión por suscripción de canal plus.

Basicamente mis hijos ven los canales infantiles. Algunas veces veo nat geo y discovery por los documentales.
Yo veía ccn, pero lo quitaron. Ahora el canal de 24 horas.

La telebasura me enferma. Que te puedo decir...
El programa de las princesa de barrio ni voy a comentar y el que había de mujeres ricas...

Saludos