sábado, 4 de junio de 2011

Como hemos cambiado...

"Y os aseguro que el poder no me va a cambiar"
Jose Luís Rodriguez Zapatero (14-Marzo-2004)
ZP pierde el talante y la sonriza (22-Mayo-2011)
De las ilusiones al realismo.

"La visión general de la política con la que el joven Zapatero emergió en la vida pública nacional no difería sustancialmente de la del Movimiento 15-M. Su pretensión última, recordemos, consistía en insuflar un conjunto de valores en la vida política que rompieran con muchas de las típicas inercias sistémicas, como la despiadada polarización entre amigo y adversario político o el inexorable juego de exclusiones públicas de importantes sectores de la vida social. Frente a ello se trataba de fomentar la participación ciudadana y la transparencia en la acción de los poderes del Estado. El objetivo último era acceder a una sociedad de ciudadanos en la que cada uno pudiera mirar a los ojos de los otros sintiéndose plenamente libre e igual; acabar, a la postre, con la rígida escisión entre gobernantes y gobernados y limar las distancias entre un sistema de poder tecnocratizado y distante y la gente común. En suma, reivindicar la política en toda su fuerza creativa e integradora frente a las inercias de la gestión y el interés partidista.
Cuando los jóvenes le gritaron eso de "Zapatero no nos falles" seguramente sabían ya cuáles eran las dificultades de trasladar todos esos principios a la práctica. Era una advertencia que desvelaba también implícitamente un cierto escepticismo. Pero apostaron por él. La ironía es que, siete años después, esos y otros jóvenes salen a la calle para mostrarle el espejo de lo que pudo ser y no fue.
ZP indignado
(....)Visto desde esta perspectiva que nos ofrece el nuevo Movimiento 15-M, Zapatero emerge así como un héroe trágico engullido primero por la gestión cotidiana, la cruda lucha partidista y las dificultades por sortear las imágenes que sobre él van trasladando los medios de comunicación; luego, por la propia crisis de lo político en tiempos de la globalización, para al final -y esto está por ver todavía- acabar siendo devorado por los suyos
(...)La pregunta del millón, y esto debería inquietar a quienes nos preocupamos por la democracia, es ¿qué pasa ahí dentro, en el sistema, para que quien lo penetra se transforme y salga después convertido en otra cosa? (...) La imagen que de ella nos traslada la nueva oposición del 15-M lo presenta como el lugar que habita la clase política, convertida ahora en una especie de nueva nomenclatura, más atenta a sus intereses de partido que a los intereses generales; más fijada en oponerse a su adversario -con quien a la vez se identifica como miembro de la propia "clase"- que en clarificar los problemas comunes y buscarles una solución; y siempre dispuesta, por lo tanto, a hacer una lectura de la realidad "partidista", de forma que esta se pliegue a su estrategia política concreta. Viven así en una situación parasitaria y de mutua dependencia con los medios de comunicación.
Es posible que esta haya sido la razón que ha llevado a los jóvenes y no tan jóvenes del 15-M a optar por el modelo opuesto, el del panóptico (...) ¿Ingenuos? puede, pero al menos nos han arrojado a la cara nuestras propias limitaciones y deficiencias "sistémicas"."
* Zapatero, el 15-M y las consecuencias del 22-M  by  Fernando Vallespín
* Ese chico de León se vá  by  Suro de Toro

De las ilusiones al realismo
En el refranero popular hay un dicho que dice que "las desgracias nunca vienen solas". Según la teoría de la Ley de Murphy, "todo lo que puede empeorar empeora". Otra variante es el efecto  "bola de nieve" o avalancha, si bien ésta, aunque venga para mal, a veces, según que casos, tiene un efecto de limpieza, de purificación de catarsis, de renovación para un nuevo resurgir o renacimiento. Otra teoría es la del efecto calamar que, ante un tropiezo, un contratiempo o contrariedad, se inicia una reacción en cadena de desencuentros y desgracias sin fín: la tinta del calamar lo va tiñendo todo de negro. 


Los líderes políticos, unos se van y otros llegan. Con Zapatero dirigiendo el PSOE y el reciente triunfo claro y contundente del PP en los niveles locales y autonómicos  en la práctica totalidad del país con una amplia mayoría, muchos hemos visto cómo este huracán pone en  serio peligro los cimientos de un partido como el PSOE, con 133 años de historia. En medio de ese viento huracanado, una pueril, ilusa e insensata "miembra" de su gobierno quiso contruir castillos en el aire. Menos mal que hubo personas inteligentes que actuaron con cordura y le hicieron ver "que no era su momento". Ya hemos tenido demasiadas frivolidades de su mentor y de algunas de las niñatas de cuota que ha tenido en su gobierno.


Un vendaval que ha barrido casi del mapa a un partido centenario y ha elevado a otro, un novato PP, con tan sólo 34 años de vida, nacido justo  recién acabado el régimen dictatorial de ideología fascista, fundado por ex-ministros del caudillo, con Fraga a la cabeza, como AP, para pasar a ser "demócratas de toda la vida", pero cuyos militantes y dirigentes provienen o son hijos hereditarios de ese periodo tan negro de la Historia de España: la dictadura franquista. Si el PSOE, restaurada la Democracia y recién aprobada la Constitución, hace 33 años abandonó el Marxismo; el PP aún hoy no ha condenado el franquismo y conserva, cuando no alardea, de las actitudes del mismo, y que lo ejercen tanto si están el la oposición como si están en el poder. Y lo peor de todo es que sigue existiendo un franquismo sociológico que les apoya y respalda en las urnas. No necesitan ningún golpe de Estado para alcanzar el poder.


No es bueno que, de un bi-partidismo imperfecto, se pase a un mono-partidismo arrollador. Un partido único, sin ningún otro, que haga contrapeso en el poder, conduce a un Estado totalitario o caudillista. Hay precedentes en la Historia. Son muchas las señales de alerta en la historia reciente. Pero muchos se empeñan en no verlas, o más bien, eligen no verlas, por lo que  una y otra vez cruzan los semáforos en rojo. No lo verán claro hasta  que la realidad les estalle en los ojos y sea imposible negarla, o cuando la tragedia ya sea inevitable.   

+Entradas Relacionadas:
*Se acabó la siesta (y fiesta). O no.
*Por el buen camino...
*Toma la calle, llena la urna
*Este es el nivel...
*POST - Zapaterismo.-


+Negros Presagios y Tiempos de Revancha:
*La corrupción se presentó a la elección (y una vez más ganó)
*¿No iba el PP a salvarnos? (Juan Carlos Escudier)
*Ya están aquí (Gran Wyoming)
*Con una estrategia irresponsable e hipócrita (Versión Libre)
*Seguimos en la política de incongruencias (Iñaki Gabilondo)
* La que se avecina (Arturo González)
Disfruten (o suframos) lo votado.

4 comentarios:

Manuel dijo...

Impresiona que el poder si le cambio...o a quienes estaban con él

Runaway dijo...

Manuel; a muchos, incluso a los que votamos al PSOE, más como proyecto o modelo de sociedad que como candidato, nos sorprendió la enorme ingenuidad de aquella frase que pronunció la noche del 14M. Las personas no somos entes rígidos e inamovibles: cambiamos y evolucionamos con el paso de la vida o nos adaptamos o cambiamos en función de las circustancias. Más aún cuando esas personas tienen poder.

Para mí lo peor es que en un país cainita como el nuestro, no hay un debate serio de ideas, propuestas y soluciones. Todo se basa y está contaminado en un maniqueismo de izquierdas vs derecha; rojos y fachas; buenos y malos; con un odio visceral e irracional según el bando en el que se esté. En ésto, la derecha en este país lo lleva hasta las últimas consecuencias: vienen tiempos de revanchismo. Tan sólo hay que ser un poco observador y estar al día de las informaciones.

Mean Mr Mustard dijo...

Totalmente de acuerdo con tu entrada, Runaway, y también con tu comentario: somos un país muy dado a extremismos y maniqueísmos, al enfrentamiento visceral que impide el debate de ideas e ideologías. El bipartidismo es un reflejo de esto, e indica que ya va siendo hora de cambiar la ley electoral, quizás de introducir listas abiertas.

Zapatero ha supuesto una desilusión muy grande, sin duda. Buenas intenciones que se han quedado en papel mojado.

Runaway dijo...

¿No iba el PP a salvarnos?
http://blogs.publico.es/escudier/837/¿no-iba-el-pp-a-salvarnos/
Ya están aquí:
http://blogs.publico.es/asuntosycuestiones/433/ya-estan-aqui/
Con una estrategia irresponsable e hipócrita:
http://blogs.publico.es/versionlibre/473/una-estrategia-irresponsable-e-hipocrita/
Seguimos instalados en la política de las incongruencias:
http://blogs.elpais.com/la-voz-de-inaki/2011/06/seguimos-en-la-politica-de-incongruencias-.html

Pero es que hay que estar ciego, sordo o ser completamente imbécil para no saber los lo que se nos avecina:
http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2011/06/07/la-que-se-avecina/
Disfrutemos (o suframos) lo votado (o no votado)