miércoles, 23 de febrero de 2011

"Todos los tiranos se abrazan como hermanos..."

No me gusta frivolizar sobre los grandes problemas que tenemos en este conflictívo país. Hay gente que lo está pasando verdaderamente mal: crisis económica y de valores, corrupción, paro... Pero si uno mira al exterior hay mucha gente que lo está pasando aún peor: Desastres naturales (terremotos, sequías, inundaciones...) hambre, abusos de poder, falta de libertades, guerra, destrucción,muerte... Este año ha empezado con una oleada de cambios y revoluciones en los países árabes cansados de vivir en un sistema feudal y años oprimidos por déspotas que mantienen escandalosos privilegios mientras tienen a su pueblo en la más absoluta miseria y la falta de libertades y Democracia. Todo ello con el beneplacito de el mundo "avanzado" occidental porque dependen de su financiación y mercados (China), porque nos proveen de gas y petróleo (Libia) o porque tienen intereses económicos con otros países o con el "primo Zumosol" (Egipto y Marruecos con Reino Unido, Francia, España y USA)

Mientras en todos éstos paises oprimidos y hambrientos la gente sale a la calle para pedir "Pan, Libertad y Democracia", en éste país de quejicas no paramos de quejarnos por pijaditas: de pedir la dimisión de Zapatero desde mucho antes de tomar posesión como Presidente; del derecho a insultar, calumniar y manipular en el nombre de la sacrosanta libertad de expresión; del derecho a salir de manifestación en la calle para negar los derechos de los demás como el de poder casarse con òtra persona del mismo sexo;  del derecho a descargarnos todas las películas; series y música por internet gratuitamente; del derecho a divertirse haciendo botellón aunque no dejen descansar y dormir a los demás;  del derecho de maltratar a animales porque es "nuestra fiesta nacional", del derecho a fumar en los bares y restaurantes aunque perjudiquemos no sólo nuestra salud sino las de los demás trabajadores y clientes...En éste último tema los hosteleros siguen erre que erre con el esperpento:


Al igual que ahora en los paises árabes, en el nuestro hubo un tiempo en que también salíamos a la calle reclamando "Pan, Libertad, Justicia y Democracia". Hoy hace 30 años que casi perdemos todo eso en un intento de golpe de Estado, un intento de involución anacrónico que un periódico sueco titulaba en rimera página:  "Un militar vestido de toreador invade el Congreso en España" ( Esta anécdota la ha contado Bono en un reportaje especial de TVE) Tenía yo 19 años cuando fuí a una de las multitudinarias manifestaciones que se convocaron en todas las ciudades "Por la Libertad y la Democracia" días después. Y ahora ¡¡Cuanto hemos cambiado¡¡ Bueno, no voy a insistir mucho  porque ya los medios llevan algunos días un tanto saturados con este tema , y no siempre  de una manera seria y analítica para el conocimiento de las nuevas generaciones, ignorantes la mayoría de la Historia.  El tratamiento estilo  "¿Y tú dónde estabas y qué estabas haciendo el 23F de 1981?" además de artificial y frívolo, ya resulta un tanto cansino. 
En la última entrada terminé con un tema de Queen, The Show Must Go On, y ya lo creo  que el show ha continuado, y aunque en ésta, empezaba diciendo que no me gusta frivolizar con temas serios, ante la proliferación de tanta tontería, tanto esperpento, tanto zumbao, tanto fantoche patético...uno no tiene más remedio que tomárselo con humor como mecanismo de defensa para preservar la salud mental. Y puestos a echarse  unas risas, como mal menor, yo también prefiero reirme con el ridículo de Berlusconi que del carnavalesco perturbado de  El Gadafi, aunque no haya mucha diferencia entre el "chavez europeo" y el friki déspota libio, y ninguno de los dos tengan ni la más mínima gracia.
Grandes frases para la historia:
"¡¡Quieto todo el mundo¡¡ ¡¡Que se siente, coño¡¡ "  Antonio Tejero
"Yo moriré matando" Muamar "El Gadafi"
"Yo moriré matando" Jose Eugenio Arias

lunes, 14 de febrero de 2011

Celtiberia Show

Y vuelta la burra al trigo...
..."El friki del asador parece haber dudado entre el papel de don Pelayo o de Agustino de Aragón, porque a veces habla de 'cruzada' y otras de 'resistir' como si enfrente tuviese cien artilleros franceses contra la Puerta del Portillo, pero en definitiva es un friki disfrazado de héroe de tebeo amarillento. Tal vez su astracanada incluso le haya sido rentable vendiendo chuletones a la parrilla como para financiar semanas de cierre y hasta el sartenazo de ciento cuarenta mil de vellón; pero su discurso no engaña a nadie. Para defender una idea hace faltar tener una idea. Y él en cada entrevista sólo ha desgranado insultos politizados y bravuconadas estilo «no hay cojones». Un pobre arsenal filosófico. Lo malo de hacer la revolución en Guadalmina es que puede parecer una pijada. Y su papel de Espartaco vestido de Ralph Lauren no acaba de colar.
(...) las leyes se cumplen en un Estado de derecho. Por demás las bravatas del friki del asador desprendían los mismos argumentos de la gente de Al Capone desafiando la Ley Seca para vender alcohol. Sus carteles de 'Pajín miente' por afirmar que el tabaco mata, aunque sea doctrina médica casi universal, retratan su libro de estilo. Lo suyo no es una lección de coraje sino de chulería politizada. Esa insumisión siempre por 'cojones' lleva la genética carpetovetónica del caballo de Espartero.
Todo esto no pasa de ser un capítulo póstumo del Celtiberia Show, aquel retablo del gran Carandell sobre la realidad en Spainisdifferent. Quizá inspirado por Aznar ese mal día con dos copas de más por Ribera de Duero reclamando que nadie puede prohibirte conducir aunque vayas mamado -el propio ex presidente optó por hacer penitencia tras ese desliz etílico- el friki del asador ha confundido la libertad y la ley. Pero esta Ley está aprobada no por 'marxistas terroristas' sino por consenso de la soberanía popular en el Congreso, incluyendo el PP, y eso significa algo en democracia. Claro que este argumento sólo tiene efecto cuando la palabra democracia significa algo en tu vocabulario. No parece el caso tras dos meses pasándose la ley por el arco del triunfo bajo la coartada de la dignidad «con dos cojones», que ya es dignidad."
Don Pelayo en su asador Teodoro León Gross (Diario Sur de Málaga)
**La tontería es cosa que prolifera (...) Hay países que producen poca tontería...Y hay otros países donde se da con abundancia e incluso exageración. España, por ejemplo, es riquísima en producir tonterías. Y no tonterías así, pequeñitas, no, no, son tonterías de campeonato mundial: gigantescas, descomunales, ciclópeas. (....) Pero como las ciencias adelantan que es una barbaridad, una barbaridad, en España hemos logrado injertar en la tontería la ruindad y la vileza; nos salen unas indecencias estúpidas de calidad suprema.
Tengo pruebas. 
Pero a España siempre le quedan los humildes héroes de a pie que sólo una gloriosa hazaña los sacó del anonimato: Guzmán el Bueno, Agustina de Aragón, el tambor del Bruch, José Eugenio Arias…¿Cómo, que no sabe quién es José Eugenio Arias? Pues este señor, que acostumbra a lucirse puro en mano, es el sufrido propietario del asador Guadalmina, de Marbella, que se negaba a cumplir la Ley Antitabaco que prohíbe fumar en los restaurantes. Vibrante patriota, lanzaba ayer este conmovedor discurso:




"Yo voy a defender mi negocio a muerte y moriré matando. Estoy en el uso de mis derechos como ciudadano, de mis derechos constitucionales y no voy a aceptar este atropello por parte de este gobierno dictatorial, marxista y terrorista (…) Hasta ahora he intentado guardar las formas, pero estoy empezando a perderlas; o sea, que tengan cuidado porque, igual que ellos están intentando amedrentar, que tengan cuidado porque tengo unos cojones más grandes que los de ellos. Fui amenazado por la ETA y estos mierdas, estos socialistas asquerosos que tenemos en este país, que nos han arruinado a todos los españoles, no les tengo ningún miedo. Les espero aquí"




**Un injerto de berza y villanía Jose María Izquierdo ( El País)
+*Vídeo: Yo por el PP ma-to (el garrulo fascista alardeando de "lo grande que tiene sus dos cojones") 
Y es que cuando un tonto coge una verea...se termina la verea y el tonto sigue: al imbécil fantoche del puro, le han metido un buen puro y le han cerrado el negocio por hacerse el "heroe" por las libertades. La Administración  no deberia haber esperado tanto y le tenían que haber multado y cerrado el negocio a este chulo desquiciado y patético. Lo que sí ha conseguido  son sus 15 minutos de fama y publicidad gratuita. Y ya se tiene ganado un puesto de tertuliano en la "TeDeTé  Party" de Intereconomía o Telemadrid.  Rajoy o Esperanza Aguirre le darán un cargo en el PP o  le darán una subvención para que abra otro asador en Madrid, Comunidad y Ciudad insumisa y sin ley pèro con mucho humo y contaminación.
No se vayan todavía, aún hay más...tonterías en este Celtiberia Show:  
"La calidad del aire en Madrid es la mejor que ha existido nunca (...) La gente está deprimida por el paro. Eso asfixia más" (Ana Botella, la otra "botella" del expresidente Aznar y Consejala de Asuntos Sociales y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid) 













lunes, 7 de febrero de 2011

Aire Fresco

"Había jóvenes en la construcción que ganaban más que un catedrático"
"Más que cambiar de modelo, hay que cambiar de mentalidad. Yo no hablaría de modelo sino de la existencia de una serie de actividades predominantes en un momento dado del tiempo. Es difícil hablar de qué hay que cambiar, porque en economía está casi todo inventado y no es ya, como digo, una cuestión de modelo sino de cuestiones culturales, de mentalidades, de estrategias de largo plazo, de búsqueda de nuevas oportunidades de negocio, de desarrollar más nuestra habilidades tradicionales o, como he dicho en alguna ocasión, de hacer cada vez mejor lo que ya sabemos hacer.
(...) Se produjo un fuerte efecto de mimetismo que llevó a muchas empresas a descapitalizarse en la búsqueda de beneficios rápidos. Fue un modelo que creó su propia estructura y que a la postre las cifras que mostraba eran engañosas en cuanto a su mantenimiento en el tiempo. Gran parte de nuestros males económicos tiene su origen en el atracón inmobiliario, en el beneficio inmediato, y en la creación a su alrededor de un gran número de empresas y actividades directa o indirectamente relacionadas que poco a poco han ido cayendo a consecuencia del parón de la construcción.
(...)Muchos no quisieron hacer caso. Recuerdo que la frase más común que comentábamos tomando el café por las mañanas era dónde se encontraban esos millares de personas que debían comprar las viviendas que se planeaban construir. Al final nos encontramos con un exceso de capacidad instalada. ¿Qué sucedió? Hace quince años, la casa de la playa costaba la mitad que la vivienda de la ciudad, y mucha gente, los que podían, compraban por esa diferencia de precio. El boom inmobiliario yo diría que se inició precisamente en ese tipo de viviendas que tuvo un fuerte impulso por la entrada de compradores extranjeros, principalmente británicos. La fuerte demanda hizo que se dispararan los precios hasta el punto de que la vivienda de la playa ha llegado a costar lo mismo que la de la ciudad, que también registró un fuerte recorrido al alza en sus precios.
(...)El problema es que tenemos un paro con muy escasa formación porque se han generado puesto de trabajo de baja cualificación y por lo tanto poco reciclables. Y a eso se une que los diplomados y licenciados universitarios apenas tienen salida hoy día. Estamos generando una cantidad importante de titulados, puede que mil al año, con escasas posibilidades de encontrar el empleo que quieren y para el que se han preparado. Hay que reorientarlos hacia el mundo empresarial. Se lo digo a mis alumnos. Lamentablemente, hasta ahora ha predominado el modelo de colocarse en una empresa con un salario seguro, o hacerse funcionario. Trabajar de 8 a 3 y tener las tardes libres. Eso es lo que más me preocupaba. Cuando alguien te dice que quiere tener las tardes libres para hacer deporte o irse de compras, y que esa es su aspiración laboral, me parece inquietante. No es el perfil que se requiere para sacar nuestro país adelante.
(...)Hasta hace no mucho, cuando se realizaba una selección de personal o una entrevista de trabajo la mayoría de aspirantes preguntaba por el horario el sueldo y las vacaciones. Eso es ha terminado. Por el contrario, ahora sólo quieren meterse en una empresa para aprender. ¿Cuándo empiezo, te dicen? No les importa tanto el salario o las vacaciones. En esa etapa expansiva que hemos atravesado se ha perdido en España un conjunto de valores que son los que siguen funcionando en los países anglosajones, como el esfuerzo, el reconocimiento del talento, la responsabilidad y la motivación por las cosas bien hechas. Aquí hay generaciones que se lo han encontrado todo hecho. También había jóvenes que dejaban los estudios y se iban a trabajar a la construcción por más de 3.000 euros al mes. ¡Ganaban más que un catedrático!
(...)No es el Estado el que tiene que dar solución a tus problemas, sino tú mismo. Cada uno debe intentar sacar los pies del plato. Ahora dices que trabajas por tu país o que eres un patriota porque hay que arrimar el hombro y está, o casi habría que decir que estaba, mal visto. Sólo somos patriotas cuando juega la Selección Española."
Joaquín Aranda. Catedrático de economía aplicada. Leer entrevista completa (+)


"Poco a poco el español se tendrá que ir vacunando contra esa desconfianza que le produce el que se va a vivir fuera. Provocaba una simpatía lógica el obrero que se veía obligado a emigrar al norte de Europa en los años del desarrollo, y un resquemor torvo quien se marchaba por aburrimiento o porque buscaba nuevos horizontes en un tipo de trabajo cualificado. Hoy sigue siendo una experiencia común a aquellos jóvenes profesionales que trabajan en el extranjero que, al volver a su pueblo o a su barrio, se les desautorice cuando opinan sobre algo que sucede en España: "Tú es que como vives fuera ya no sabes de qué va esto". Ni tan siquiera se les concede la posibilidad de tener una visión más amplia o menos intoxicada sobre el propio país por haber probado otros sistemas de vida. Pero este mal tan arraigado que se llama mezquindad se tendrá que ir curando. La realidad se ha impuesto crudamente a algo tan difícil de cambiar como es la costumbre de respirar un ambiente poco aireado. Y los primeros que están empezando a pensar que en España no se vive mejor que en ningún sitio son esos padres que han luchado porque sus hijos tengan una preparación sólida y ahora ven cómo han de marcharse lejos de casa para labrarse futuro, o al menos, un presente digno. No es extraño que uno de aquellos hombres que se fueron a Alemania a trabajar con un mono vea ahora cómo es su hijo ingeniero o informático quien tiene que emigrar. Y si bien es cierto que lo hace en otras condiciones, con más experiencia y una dosis mínima de cosmopolitismo, también lo es que a nadie le gusta marcharse por obligación. O que a casi todo el mundo le gusta volver. Y que sería deseable que nuestro país pudiera albergar en un futuro a esa gente a la que formó. Nos aportarían la excelencia de su trabajopero también algo que nos falta: aire fresco."
Aire fresco. Elvira Lindo en El País


Despúes de 20 días sin actualizar el blog, tenía pensado subir hoy una entrada sobre música que tengo preparada en borradores. Pero en el último momento he cambiado de opinión. Alquien con un nombre un tanto extraño, dejó un comentario ayer en mi anterior entrada quejándose de mi poco patriotismo por "asociar a nuestra patria con todo lo malo".
He de reconocer que tengo una relación de amor-odio con mi país. Hay muchas cosas que me gustan y me encantan: sus variados y bellos paisajes; su rica variedad de culturas; el gran legado arquitéctónico y artístico que todas ellas dejaron; su también rica y variada gastronomía...Pero al mismo tiempo hay otras muchas que me entristecen y me deprimen.  A veces me indignan y me cabrean y siento ganas de huir y emigrar del país. El ADN  y la mezquindad del paisanaje ensombrece el más bello de los paisajes. No voy a extenderme mucho  porque en otras entradas y otros enlaces dejo claro cuáles son. En cualquier caso son cosas y sentimientos que comparten muchos de mis compatriotas y muchos intelectuales desde algunos siglos atrás. Al igual que Miguel de Unamuno"nos duele España"
Y todos estos pensamientos no salen tan sólo de la lectura. También han salido forzados de las vivencias y experiencias personales o profesionales, de lo que observo alrededor, de haber conocido y trabajado con gentes de otros países. En los últimos meses se habla mucho de Alemania  por ser el motor económico de Europa, por tener la tasa de paro más baja a pesar de la crisis y por la visita a de su canciller Merkel a nuestro país en éstos últimos días y su ofertas de empleos a ingenieros y titulados españoles en su país. En un blog pude leer a alguien que tuvo un compañero alemán. Le dijo que por qué no cambiaban de país: los españoles se iban a Alemania y los alemanes a España. La respuesta del amigo germano fue: "entonces Alemania se va a la mierda". El título de mi anterior entrada le puse, El problema de España: los españoles. Al menos hasta que una buena parte del paisanaje cambie de mentalidad o cambie el chip y " nos aporte algo que nos hace mucha falta: Aire Fresco."