miércoles, 27 de mayo de 2009

Cerrado por Derribo


Versos de una canción de mi admirado poeta y cantautor , el Maestro, Joaquín Sabina. Es la descripción del fín de una relación de pareja. Se inspiró cuando cortó con una de sus novias.
Dice Eduard Punset, que nuestra memoria trata de olvidar los recuerdos malos o negativos, y por el contrario, retiene los positivos o los que nos hicieron sentir felices.
Presentación: (las negritas son mías)
Este adiós, no maquilla un "hasta luego",
Éste nunca, no esconde un "ojalá",
Éstas cenizas, no juegan con fuego,
Este ciego, no mira para atrás.
Este notario firma lo que escribo,
Esta letra no la protestaré,
Ahórrate el acuse de recibo
Estas vísperas, son las de después.
A éste ruido, tan huérfano de padre
No voy a permitirle que taladre
Un corazón podrido de latir
Éste pez ya no muere por tu boca
Este loco se va con otra loca
Estos ojos no lloran más por tí.
CERRADO POR DERRIBO
Esta sala de espera sin esperanza,
Estas pilas de un timbre que se secó
Este helado de fresa de la venganza,
Esta empresa de mudanzas,
Con los muebles del Amor.

Este bálsamo no cura cicatrices,
Esta rumba no sabe enamorar,
Este rosario de cuentas infelices,
Calla más de lo que dice
Pero dice la verdad.

Esta campana muda en el campanario,
Esta mitad partida por la mitad,
Estos besos de Judas, este calvario,
Este "look" de presidiario,
Esta cura de humildad.

Este contigo, este sin tí tan amargo,
Este reloj de arena del arenal,
Esta huelga de besos, este letargo,
Estos pantalones largos,
Para el viejo Peter Pan.

Este cambio de acera de tus caderas,
Estas ganas de nada, menos de tí,
Este arrabal sin grillos en primavera,
Ni espaldas con cramallera,
Ni anillos de presumir.

Esta paya tan lejos de su gitano,
Este penal del Puerto sin vis a vis,
Esta guerra civil, este mano a mano,
Estos moros y cristianos,
Este muro de Berlín.

Esta casita de muñecas de alcana,
Este racimo de pétalos de sal,
Este huracán sin ojo que lo gobierne,
Este jueves, este viernes,
Y el miércoles que vendrá.

Este museo de arcángeles disecados,
Este perro andaluz sin domesticar,
Este trono de príncipe destronado
Esta espina de pescado,
Esta ruina de Don Juan.

Esta cómoda sin braguitas de Zara,
El tour de SOHO desde un rojo autobús,
Estos ojos que no miran ni comparan,
Ni se olvidan de tu cara,
Ni se acuerdan de tu cruz.

Esta lágrima de hombre de las cavernas,
Esta horma de zapato de barbazul,
Que poco dura la vida eterna,
Por el túnel de tus piernas,
Entre Córdoba y Maipú.

Esta guitarra cínica y dolorida,
Con su terco "knock knokin' on heaven doors",
Estos labios que saben a despedida,
A vinagre en las heridas,
A pañuelo de estación.

Este hacerse mayor sin delicadeza,
Esta espalda mojada de moscatel,
Este valle de fábricas de tristeza,
Esta duda, esta certeza,
Esta colmena de miel

Este borrón de sangre y tinta china,
Este baño sin rimmel ni nembutal,
Estos huesos que vuelven de la oficina,
Dentro de una gabardina,
Con manchas de soledad.

No abuses de mi inspiración,
No acuses a mi corazón,
Tan maltrecho y ajado
que está cerrado por derribo.
Por las arrugas de mi voz
Se filtra la desolación
De saber que éstos son
Los últimos versos que te escribo,
para decir: "con Dios", a los dos nos sobran los motivos.

Ver Video (versión estudio)
Ver Video
 (versión rumbita)